Compartir

Con una inversión de un cuarto de millón de euros, el gobierno municipal de Vigo renovó el saneamiento, las redes de pluviales y abastecimiento e instaló nuevo mobiliario urbano, nueva iluminación, jardineras y olivos. Para Abel Caballero, la humanización de la calle Fátima era «necesaria» porque «estaba muy degradada» y supone la continuación de las «imparables mejoras en la ciudad».

Además, explicó que el Ayuntamiento sigue ejecutando las obras de humanización de Vía Norte y la calle párroco José Otero con un importe de 2,3 millones de euros que, a su final, supondrán una «mejora excepcional del barrio». A este progreso se suma, tal y como apuntó el regidor, la Estación de Thom Mayne «una de las grandes obras de la historia de la ciudad» cuya primera piedra se pondrá este próximo viernes.

Publicidad