Compartir

El delgado de la Xunta en Vigo, Ignacio López-Chaves se desplazó hoy hasta el municipio de Mos para supervisar el avance de los trabajos que la Consellería de Infraestructuras, a través de la Axencia Galega de Infraestructuras (AXI), está ejecutando en el nudo de Sanguiñeda entre la N-120 y la N-550. Una actuación financiada íntegramente por el Gobierno gallego, a la que el Ayuntamiento dio prioridad con el objetivo de reordenar los espacios para darle una mayor protagonismo a los tráficos peatonales.

En la visita, en la que estuvo acompañado por la alcaldesa Nidia Arévalo, técnicos de la Consellería de Infraestructuras e Vivenda y de la empresa que está ejecutando las obras de acondicionamiento de este entorno, el representante autonómico constató que los trabajos avanzan a buen ritmo y en cumplimiento de los plazos. El plazo de ejecución es de 18 meses y estará finalizada en el mes de marzo.

El objetivo de la urbanización de este vial de titularidad municipal en el que la Administración autonómica invierte más de 825.000 euros es incrementar la seguridad viaria y proporcionar a los usuarios unas vías cómodas que mejoren su calidad de vida, potenciando el desarrollo económico y social de los municipios gallego, tal y como aseguró López-Chaves.

En cuanto a la red autonómica, la Consellería de Infraestructuras está realizando importantes esfuerzos en materia de conservación de carreteras, con actuaciones que no sólo se limitan a las tareas comunes de conservación, sino que además se complementan con obras de conservación extraordinarias.