Compartir

El presidente de la FEMP, Abel Caballero, anunció esta mañana el apoyo de la Federación a la manifestación que el próximo 23 de mayo sacará a la calle a 75.000 policías locales que reclaman la aplicación efectiva del proceso de jubilación anticipada a los 59 años.

Tras la reunión mantenida hoy en Vigo con las plataformas que representan a los afectivos de la Policía Local, Caballero recordó que, en esta materia, ya se alcanzó un acuerdo que preveía que los gobiernos locales pagases el 85% de los costes de la jubilación anticipada y los agentes, el 15%, sin que el «Gobierno de España pague nada». Por eso, aseguró, «no entendemos y no compartimos» el proceso de obstrucción del Gobierno, que está retrasando la aplicación del acuerdo.

Subrayó que «estar en la calle con 60 años haciendo tareas de Policía es muy difícil» y recordó que la jubilación a los 59 años es una posibilidad de la que ya disfrutan otros cuerpos, como el de bomberos y el carácter de la medida es voluntario. A juicio del presidente de la FEMP, se trata de una importante mejora social «y nosotros siempre estaremos del lado de las mejoras sociales», aseguró.