Compartir

La Xunta viene de reforzar con cuatro nuevos equipos el servicio de valoración de la discapacidad en la ciudad de Vigo con el objetivo de reducir al máximo los tiempos de respuesta en la resolución de las solicitudes, simplificando los trámites y aligerando la burocracia.

En total, se incorporaron quince personas para trabajar en los EVOs existentes en la demarcación de Vigo, con un área de población asignada de 570.713 personas. Estos cuatro equipos se suman a los tres que hasta ahora asumían estas funciones en la calle Torrecedeira y a los otros 10 que se pusieron en funcionamiento en el resto de la Comunidad gallega.

Un refuerzo de personal que, según afirmó el delegado territorial, Ignacio López-Chaves, permitirá citar un promedio aproximado de 45 expedientes médicos, mixtos o psíquicos diarios, frente a los 27 médicos y mixtos y 5 psíquicos que se despachaban hasta ahora.

Así, los tres equipos previos compuestos por 11 profesionales se refuerzan con la contratación de otros 15. Y para dotar la estos equipos de un entorno acomodado para el desarrollo de su labor se adecuó un espacio en el antiguo ambulatorio de A Doblada (calle Faisán, 12) de 550 metros cuadrados en el que se invirtieron 19.000 euros, tal y como señaló el representante autonómico en una visita realizada hoy a las nuevas dependencias a la que acudió acompañado por la jefa territorial de la Conselleria de Política Social, Marta Iglesias.

En este sentido, López-Chaves puso en valor el compromiso de la Administración autonómica en esta materia, como prueba el hecho de que, por quinto año consecutivo, se incrementara el presupuesto destinado a la discapacidad, que en 2018 llega a los 102,8 millones de euros, un 8,7% más que en 2017.

Según dijo, la creación de estos nuevos equipos enmarcara dentro de un programa más ambicioso de medidas que el Gobierno gallego está impulsando para simplificar los trámites y mejorar los tiempos de respuesta, entre las que destacó Historia Social Única Electrónica de tal manera que el personal de los equipos de valoración y orientación tengan acceso al historial clínico de los solicitantes.

De este modo, se simplifica el procedimiento, evitando que los gallegos y gallegas tengan que aportar documentación a la que se puede acceder de manera digital (siempre y cuando el solicitante lo autorice). También se redujo el cuestionario de cuatro páginas a una de manera que resulte más fácil y rápido cubrirlo.

Otra de las medidas incorporadas es el servicio de confirmación y recordatorio de citas a través de SMS para evitar la no asistencia a las citas de valoración programadas y que estará operativo en los próximos días. Asimismo, ya se está llevando a cabo a consideración de facto de personas con discapacidad igual o superior al 33% aquellas a las que la Seguridad Social tenga reconocida una pensión de incapacidad permanente en el grado de total, absoluta o gran invalidez, y a los pensionistas de clases pasivas que tengan reconocida una pensión de jubilación o de jubilación por incapacidad permanente.

En definitiva, son todas acciones destinadas a acelerar al máximo los tiempos de respuesta y simplificar los trámites como vía para mejorar la calidad de vida de los gallegos y gallegas que presentan algún tipo de discapacidad.