Compartir

Tras una reunión este martes con el colectivo, Abel Caballero denunció que la Xunta de Galicia les obliga a hacer trabajos de limpieza que no les corresponde y puede significar descuidar las funciones sanitarias que le son propias. Las profesionales «quieren mantener la calidad asistencial, tienen mi apoyo», concluyó el regidor.

El alcalde recibió este martes al colectivo de auxiliares de enfermería del Hospital Álvaro Cunqueiro, que mantienen un conflicto con el Sergas porque el ente dependiente de la Xunta les obliga a encargarse también de la recogida de la ropa sucia. Después de la entrevista, Caballero trasladó el «enoxo» de las profesionales, personal sanitario cualificado que «no son personal de limpieza y nunca lo fueron», y les mostró su respaldo.

Abel Caballero afirmó que este encargo de la Xunta de Galicia a las auxiliares responde a que «la empresa privada dueña del hospital ahorra gastos de limpieza y tiene más beneficios, pagado desde lo público».

El regidor aseguró que las profesionales tienen razón en su demanda y denunció que «no se puede seguir teniendo un hospital sometido de forma permanente a presiones, la circunstancias impropias de un hospital, a hacer más atención al negocio que la sanidad y a estar continuamente confrontando con colectivos de la sanidad», en relación a las auxiliares, a los celadores, a las enfermeras y personal médico.

«No les queda nadie por confrontar porque son profesionales que quieren mantener la calidad en su asistencia, por eso tienen todo mi apoyo».