Compartir

Belarmino Alonso, ‘Milucho’, coordinador de la prueba, Christopher Staub (Arenas de Alcabre), Daniel Costas (Balaídos) y Quique Prado (Alertanavia), acompañados por el concejal de Deportes, Manel Fernández, presentaron al regidor un evento ‘genuino’, según le explicaron, pues en los partidos del Armando Cajaraville no hay resultados.

«Hay, juego, diversión y aprendizaje, pero no competitividad», manifestó Milucho. Desde su creación, este torneo asegura a todos los niñ@s la posibilidad de jugar al fútbol sin la obligación de ganar. El Ayuntamiento entrega medallas a todos los inscritos.

En esta temporada serán un 700 jugadores de 5 a 13 años los que asistan. Se estima que cada sábado habrá medio millar de futbolistas en el césped sintético de Samil. Unos treinta encuentros por jornada. Y no solo clubes de Vigo, pues también se inscriben equipos de ayuntamientos del área de influencia, porque la apuesta viguesa es única.

«Año tras año el evento tiene más éxito», explicó Manel Fernández. Cada jornada están programados cuatro campos y partidos toda la mañana.

Publicidad