Compartir

En un paso más para facilitar la inclusión, el CEP Altamira de Salceda de Caselas puso en funcionamiento una novedosa aula de estimulación multisensorial, una iniciativa que resulta muy innovadora en un centro común, por lo que recibido la enhorabuena de diferentes instancias del mundo educativo.

Su puesta en funcionamiento fue sufragada en su totalidad por la Consellería de Educación, asumiendo parte de la mano de obra el ayuntamiento de Salceda de Caselas. Precisamente esta semana, el Jefe Territorial de Educación, César Pérez Ares visitó el innovador aula.

Pero…que es un aula de estimulación multisensorial?

La directora del centro Montserrat Vaqueiro Romero nos lo explica. «Un aula de estimulación multisensorial es un espacio habilitado para que los alumnos con algún tipo de necesidad educativa puedan interactuar con el medio a través de la estimulación de sus sentidos. Es un espacio ideal para trabajar a través de la relajación y la estimulación, por lo que se convierte en un entorno óptimo para la educación especial»

La principal finalidad de los espacios o aulas multisensoriais es que los niños tengan la oportunidad de estar expuestos a estímulos controlados con un doble objetivo: adquirir una serie de aprendizajes por medio del descubrimiento y desarrollar el máximo potencial de sus habilidades escolares, sociales e intelectuales. Además de tener una disposición que permita a los alumnos desplazarse con total seguridad, hasta sí utilizan sillas de ruedas, estos espacios se caracterizan por: Una iluminación tenue y sin deslumbramientos o cualquier otra circunstancias que pudiera interferir con el interior o provocar la pérdida de concentración.

Aunque no hace falta que sea un habitáculo insoronizado, sí que tiene que ser una zona tranquila y libre de ruidos o molestia sonoras. El color debe estar en consonancia con la funcionalidad del aula. Por ejemplo, sí va a ser utilizada por alumnos con deficiencias visuales, los colores con contrastes pueden resultar de gran ayuda. Debe contar con elementos de seguridad pasiva: paredes y columnas acolchadas, conexiones eléctricas seguras, ausencia de cantos peligrosos, etc.

El objetivo principal de la estimulación multisensorial es el de mejorar las condiciones de vida, trabajar las sensaciones, la percepción y el sensorial que son capacidades básicas del ser humano. Se busca así mejorar la asimilación de la información sensorial que se les ofrece optimizando su relación con el entorno y sus aprendizajes.

En un ambiente con estímulos controlados, se trabajan las sensaciones teniendo, el niño, la libertad para explorar, descubrir y disfrutar de diversas experiencias sensoriales. Un paso más que contribuye a la mejora de la calidad educativa en el centro.

Publicidad