Compartir

El conselleiro de Cultura e Turismo, Román Rodríguez, mantuvo este viernes en París una reunión con el embajador delegado permanente de España ante la UNESCO, Juan Andrés Perelló Rodríguez, quien le trasladó su colaboración y apoyo a las candidaturas a Patrimonio Mundial en las que está trabajando Galicia, nombradamente Islas Cíes-Parque Nacional Islas Atlánticas y Ribeira Sacra. Durante la reunión también estuvo presente la directora xeral do Patrimonio Cultural, María del Carmen Martínez Insua.

Hace falta recordar que el pasado marzo, el conselleiro ya mantuvo una reunión con la directora del Centro del Patrimonio Mundial, Mechtild Rössler, quien le certificó el registro de Cíes-Islas Atlánticas en la UNESCO. Esto fue posible porque en octubre de 2017, el Consejo de Patrimonio Histórico Español ya aprobó la inclusión de esta candidatura en la Lista indicativa.

En este momentos, Cíes-Islas Atlánticas continúa avanzando en su camino para convertirse Patrimonio de la Humanidad. En concreto, desde la Consellería de Cultura y Turismo –en colaboración con la de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda– se firmará un convenio de colaboración con las tres universidades gallegas para elaborar el formulario de la candidatura, en el marco del proceso de suma de apoyos iniciado alrededor de la misma.

Islas Cíes-Parque Nacional Islas Atlánticas nació desde el primer momento con la voluntad de sumar entre todos los territorios implicados y así poder construir, desde el consenso, una candidatura fuerte como país. De hecho, esta candidatura presenta cuatro calidades ventajosas para lograr la declaración de Patrimonio Mundial. Para comenzar, su acreditado valor universal excepcional por el riquísimo patrimonio natural y cultural que albergan los archipiélagos de Cíes, Ons, Cortegada y Sálvora. También, su integridad territorial, los niveles de protección específicos de los que la dispone y, por último, la existencia de una unidad de gestión.

Ribeira Sacra

Por su parte, Juan Andrés Perelló Rodríguez también se interesó por la candidatura de la Ribeira Sacra, cuya previsión es presentarla ante el Consejo de Patrimonio Histórico Español en marzo de 2019. En este encuentro se decidirá el año en el que competirá la propuesta, toda vez que el Ministerio, dentro de todas las candidaturas presentadas por las diferentes comunidades autónomas, sólo puede elevar una cada año al Centro de Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Actualmente se está ultimando el expediente de declaración BIC, en la categoría de Paisaje Cultural, de la Ribeira Sacra, un paso indispensable para promover la candidatura a Patrimonio Mundial. En este sentido, hace falta resaltar que estos dos futuros reconocimientos supondrán una oportunidad histórica tanto para el desarrollo sostenible de la zona, como para reforzar su potencial turístico desde el punto de vista natural, cultural y mismo enológico, lo que lo convertirá en un destino único y singular que promoverá la dinamización económica de la zona.

Publicidad