Compartir

El alcalde de Vigo aseguró esta mañana que la parte técnica del informe de Patrimonio de la Xunta que ordena paralizar el proyecto de Gran Vía «no dice una sola palabra sobre parar la obra y no menciona incompatibilidad alguna con el contorno». En ningún caso, abundó, aconseja la paralización, sino que se limita a describir el proyecto sin concluir, en ningún momento, que sea preciso presentar otro proyecto. En su opinión, finalizada la exposición técnica, la conclusión del informe se trata «de una imposición política del PP contra esta ciudad».

En la reunión en la que analizó este proyecto, también se informó sobre Puerta del Sol y sobre el palco de Bouzas, pero estas dos últimas resoluciones aun no llegaron al Ayuntamiento, por lo que Caballero consideró sorprendente la rapidez en enviar el informe de Gran Vía.

En rueda de prensa, el regidor dio cuenta de un nutrido número de expedientes municipales que llevan muchos meses en Patrimonio -y aún sin respuesta- mientras que el de las rampas se emitió en apenas una semana, con una «prisa desmesurada». El informe de García Barbón se solicitó el 26 de enero; el de Camelias, el 21 de febrero; el de Serafín Avendaño, el 22 de febrero; el de la Puerta del Sol, el 21 de marzo; y, por último, el del palco de Bouzas, que se solicitó en noviembre del año pasado. Se trata de un «escándalo sin precedentes, una decisión política, sin aval o sustento técnico alguno».

Respeto de la cronología, el proyecto se aprobó el 21 de diciembre y fue notificado a la Xunta el 8 de enero, que no dicen nada al respeto del mismo. El 27 de marzo, la Xunta envía un «comunicado» -un hecho sin precedentes desde el punto de vista administrativo- explicando que «dado que es un espacio singular, parece que el instrumento urbanístico no da cobertura» y, a continuación, desde Patrimonio Histórico reclaman telefónicamente y remisión del proyecto.

El Ayuntamiento lo envía el 11 de abril y «a partir de ahí comienza la movilización política». Veinte días después, en tiempo ‘récord’ llega esta decisión política, finaliza el regidor.

Publicidad