Compartir

Una gastronomía con productos de alta calidad, que combina tradición y vanguardia, enmarcada en unos paisajes impresionantes. Así es la cocina de las Rías Baixas, a la que rinde tributo este domingo el concurso de televisión MasterChef en la segunda emisión de su sexta temporada.

El programa de TVE, una de las apuestas estelares de la parrilla, con 2,5 millones de espectadores en el estreno, se traslada este domingo día 29, con la colaboración de la Diputación de Pontevedra entre otras entidades, a la comarca de Val Miñor. Allí los aspirantes, bajo la supervisión de los chefs Pepe Rodríguez, Jordi Cruz y Samantha Vallejo-Nájera, darán rienda suelta a su talento culinario y servirán un menú típico gallego a 120 personas afectadas por los devastadores incendios que sufrió Galicia en 2017.

Para eso contarán con la ayuda de Rafael Centeno, chef de un de los cinco restaurantes que cuentan con Estrella Michelín en las Rías Baixas. Los aspirantes encenderán sus cocinas en Baiona. La emisión mostrará imágenes espectaculares a vista de pájaro de la villa y de la Ría de Vigo, lo que representa una gran promoción turística de las Rías Baixas. Baiona y el incomparable marco que, junto con los ayuntamientos de Nigrán y Gondomar, fueron elegidos para uno de los exteriores de esta sexta temporada de MasterChef..

A la degustación asistió, entre otras y otros invitados, la presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva, quien celebró la proyección turística que la emisión de MasterChef supone para la provincia, e hizo una alusión especial a la camelia. Esta flor, de gran potencial gastronómico y que encontró en las Rías Baixas el mejor paisaje para mostrar su belleza, tendrá una presencia especial en el programa. «Es buena muestra de la potencialidad de la provincia y de su necesaria puesta en valor», subrayó la presidenta de la institución provincial, a la que acompañó el diputado provincial de Turismo, Santos Héctor Rodríguez.

Reconocer la heroicidad gallega

En aras de visibilizar el compromiso demostrado por el pueblo gallego con su tierra y su heroicidad a la hora de afrontar los incendios que el pasado otoño supusieron casi ochenta mil hectáreas de superficie quemada, los concursantes, divididos en dos equipos, tendrán que cocinar para 120 responsables un menú típico gallego con los productos de alta calidad de la provincia de Pontevedra, que además será servido por el alumnado de hostelería del centro pontevedrés de formación profesional Carlos Oroza.

El programa rinde un homenaje especial a los vecinos de Chandebrito, una de las zonas más afectadas por la catástrofe y el primer lugar donde se produjeron víctimas mortales en los fatídicos incendios del pasado mes de octubre. Situada en el ayuntamiento de Nigrán, esta parroquia está afrontando en la actualidad su reforestación con especies autóctonas, para dibujar de nuevo su antiguo paisaje lleno de vida y belleza.

Propuestas para todos los sentidos

Un entorno de ilusión acogerá el conocido reality televisivo. Baiona, sinónimo de buen puerto, cuenta con un característico casco antiguo de calles empedradas, declarado Conjunto de Interés Histórico-Artístico en 1993, y un sendero litoral que une la playa de la Concheira y el espacio natural de la Foz del Miñor por lo que cualquier visitante puede descubrir una increíble muestra de la flora y fauna autóctonas y propuestas hosteleras para deleitar paladares de todos los gustos.

Próximo a Baiona se encuentra Nigrán, conocido por sus impresionantes playas de fina arena en las que practicar todo tipo de deportes acuáticos y apuntarse a alguna de las numerosas ofertas gastronómicas de la zona. La belleza del Val Miñor se enriquece además con el rico patrimonio arqueológico y las vistas que desde el ayuntamiento de Gondomar podemos disfrutar de la sierra del monte Galiñeiro y la ribera del río que da nombre al valle, de gran valor ecológico y ornitológico.

Y es que la provincia de Pontevedra destaca por la variedad y belleza de su patrimonio fortificado, arqueológico y religioso, rodeado de espacios naturales únicos como el estuario del Miño o las Islas Cíes. Además la riqueza de sus fiestas y su gastronomía seguro que deleitan la quien se anime a conocer un lugar único en el que vivir historias inolvidables, una experiencia de 365 grados como la que seguro que recordarán durante mucho tiempo los concursantes de MasterChef 2018.