Compartir

El presidente del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, se ha referido hoy en Baiona  al espíritu de la Arribada como la prueba de que Galicia es una tierra sin fronteras, abierta y que sabe que la mezcla, la suma y la unión sólo pueden desembocar en un beneficio común.

«Los ciudadanos de Baiona, más que sorprenderse por el descubrimiento de América, se sintieron reconfortados porque –en el fondo- sabían que una tierra abierta al océano como Galicia no podía ser el fin de nada, sino el principio de todo. Sabían que la época de las fronteras fruto de la ignorancia y del miedo debía llegar a su fin; que era el momento de construir puentes y de establecer lazos económicos, sociales y culturales con el nuevo mundo y que Galicia tenía potencial para hacerlo; y que, en definitiva, los gallegos descubriríamos el mundo pacifícamente, poniendo en contacto nuestra cultura con la cultura de los países que nos acogen», ha abundado.

En esta línea, ha afirmado que la Comunidad gallega continúa siendo un punto de encuentro: primero a través del espíritu emprendedor de los emigrantes gallegos y, ahora, a través de las empresas gallegas, generando empleo, riqueza y internacionalizando la marca Galicia allí donde operan.

Núñez Feijóo ha concluido subrayando que con esta fiesta, declarada de interés turístico internacional, un año más Galicia celebra el espíritu de la Arribada abriendo los brazos al progreso y al futuro al igual que lo hicieron –hace 525 años– los habitantes de Baiona.