Compartir

El delegado territorial de la Xunta en Pontevedra, José Manuel Cores Tourís, visitó esta mañana el puente que une esta localidad con Vilanova de Arousa, de cara comprobar la puesta en marcha de los trabajos de reposición de la junta de dilatación de esta infraestructura. El delegado territorial estuvo acompañado por dos concejales de A Illa de Arousa, Alfonso Salado y Luis Arosa, así como por el jefe territorial de Infraestructuras en Pontevedra, José Luis Díez y por el jefe de la Axencia de Infraestructuras de Pontevedra, Fausto Núñez.

Tal y como explicó el delegado territorial, la Xunta de Galicia invertirá más de 18.500 euros para el relevo y reparación de una de las juntas de dilatación de este puente que, durante el verano, se vio afectado por el desprendimiento de una pieza metálica. Estas obras, que se efectúan en el punto kilométrico 3,630 de la PO-307, forman parte de uno conjunto de siete obras de relevo y mejora de juntas en un total de cinco carreteras, cuatro de ellas en O Salnés y en la PO-534 en el alto de O Candán en dirección a Lalín. En total, la obra conjunta ronda los 48.400 euros.

Según apuntó José Manuel Cores Tourís, en el caso del Puente de A Illa de Arousa, la junta de dilatación que será sustituida es la que se encuentra más cercana a la entrada a la localidad. «Esta pieza estaba deteriorada por el paso el tiempo. Se trata de una junta muy especial debido a la particularidad de esta infraestructura. Estas juntas, una a cada lado del puente, cuentan con 50 centímetros de movimiento, cuando lo normal suele ser de 5», añadió.

De hecho, las otras seis juntas que se van a sustituir en otras carreteras de la comarca del Salnés y O Candán que son «más sencillas, de unos 5 centímetros de movimiento», explicó Antonio Pulido, jefe de la sección de Conservación y Explotación de la Axencia de Infraestructuras en Pontevedra. En O Salnés se ejecutarán mejoras en la PO-548 en Carril, llegando el puente del ferrocarril y en la PO-305, antes de llegar al polígono del Pousadoiro, así como en la variante de Vilagarcía, en la VG 4.7.

Volviendo al Puente de A Illa, una empresa especializada comprobó durante el verano la situación de la junta de dilatación de cara a garantizar la seguridad viaria de los coches que diariamente transitan por esta carretera.

Los trabajos que comenzaron hoy supondrán el relevo de la junta, incluyendo todos los elementos necesarios, con un sistema de adaptación con la junta existente y rebaje del hormigón de la loseta. «Las obras tendrán una duración de entre diez días y dos semanas, cortándose el tráfico esta semana en una dirección y la próxima en otra, y regulándose a través de un semáforo, por lo que solicitamos la colaboración de los conductores para que los trabajos puedan finalizarse el más agilmente posible», matizó el delegado territorial.

«Decidimos comenzar la obra en esta época, ya que en el período estival la circulación de vehículos por el Puente de A Illa de Arousa se incrementa notablemente, y sería problemático llevar a cabo cortes de tráfico. De hecho, se esperó hasta el final de la Fiesta del Marisco de O Grove, ya que aumentó el número de visitantes a la comarca», matizó Cores Tourís.

Publicidad