Compartir

La conselleira de Infraestructuras e Vivenda, Ethel Vázquez, destacó hoy que la autovía de nuevo trazado entre Vigo y O Porriño que impulsa el Gobierno de España supondrá la alternativa real para mejorar la seguridad viaria en la A-55.

Ethel Vázquez intervino ayer en el Parlamento de Galicia, donde destacó el compromiso del Gobierno central de incluir la construcción de una autovía de nuevo trazado entre Vigo y O Porriño en el Plan extraordinario de inversiones en carreteras, tal como le venía solicitando la Xunta con el fin de proporcionar una alternativa real y funcional para el refuerzo de la seguridad viaria y el elevado tráfico que soporta actualmente la A-55.

Se trata de una nueva autovía de unos 10 km longitud cuyo trazado discurre en su mayor parte en túnel, lo que requiere de una alto inversión que se acercará a los 337 millones de euros. En este sentido, la conselleira explicó que por el elevado coste y por la magnitud de la actuación, el Gobierno gallego aprovechó la oportunidad y pidió la inclusión de la misma en el PIC, que está impulsando Fomento.

Vázquez Mourelle subrayó que la nueva carretera también mejorará las comunicaciones de un gran por el industrial de Galicia que conforman Vigo y su área, contribuyendo al incremento de su competitividad.

Recordó que la Xunta, además de en la construcción de esa nueva autovía, también viene insistiendo en la necesidad de completar las obras de adecuación y mejora previstas en la actual A-55, a lo que el Ministerio de Fomento dio cumplimiento el lunes al retomar los trabajos, que supondrán una inversión de casi 6 millones de euros.

Recordó que fue un gobierno estatal socialista el responsable del diseño y ejecución de la actual autovía A-55, con un trazado difícil, decidiendo aprovechar la antigua carretera existente y desdoblarla, es decir, la N-120 que salía de Vigo, pasando por Mos hacia O Porriño.

La conselleira de Infraestructuras e Vivenda manifestó que la Xunta ya le ha trasladado al Ministerio de Fomento su interés por los descuentos y las bonificaciones para vehículos pesados en las vías de peaje, al igual que se ha priorizado la liberalización de la tasa entre Vigo y Redondela, una reivindicación empresarial y social, de los vecinos de la zona.