Las villas termales reclaman el cambio de la legislación de aprovechamiento de las aguas minero-medicinales

186
0
Compartir

El diputado Carlos López Font defendió ante la asamblea de Villas Termales de la FEMP que las aguas minero-medicinales dejen de ser consideradas como un recurso minero y por lo tanto sometidas a la legislación de minas para ser tratadas en la normativa como cualquier otro recurso hídrico del país.

Esta modificación de la consideración del recurso supondría que la titularidad de las aguas termales sea pública y no como acontece ahora que estas aguas son privadas y dependen de cada empresa que solicita una concesión de su explotación a la dirección general de Minas.

La Diputación de Pontevedra junto los alcaldes y alcaldesas de las villas termales de la provincia vienen reclamando ese cambio de la legislación que a lo largo de las decimoterceras jornadas de villas termales de la FEMP que hoy se clausuró en la localidad de Ariño (Teruel) centró parte del debate.

De hecho, la presidencia de la comisión de villas termales de la Federación Estatal de Municipios y Provincias elevó hoy la propuesta de cambio de la legislación a la asamblea por el amplio consenso entre los alcaldes y alcaldesas de toda España.

Carlos López Font subrayó que las aguas termales al depender de la legislación de Minas suponen una situación anómala en la normativa nacional que provocan situaciones como que el explotador de estas aguas tengan la exclusividad a pesar de no usar la totalidad del manantial que aflore en cualquier localidad del país y en su entorno.

«El cambio de consideración de las aguas como de titularidad pública no supondría ningún problema para las actuales empresas que las explotan pero garantizaría que los ayuntamientos puedan usar los sobrantes de los recursos para otro tipo de actividades como sistemas de calefacción xeotérmica, entre otros aprovechamientos», recalcó López Font

La propuesta aprobada por la asamblea de ciudades termales se elevará a la junta directiva de la Federación Estatal de Municipios y Provincias (FEMP) para que defienda delante del gobierno del Estado un cambio en la consideración de estas aguas como cualquier otro recurso hídrico.

El diputado provincial, por último, valoró como muy positivo el encuentro celebrado durante los dos últimos días en Ariño por el acuerdo adoptado «después de tantos años» para impulsar este cambio de legislación tan necesario para el futuro de todas las localidades con recursos termales. También quiso agradecer al alcalde de Ariño, Joaquín Noé, por las atenciones prestadas a todos los miembros de la comisión de villas termales de la FEMP.