Compartir

La directora de Turismo de Galicia, Nava Castro, participó hoy en la inauguración del nuevo embarcadero inclusivo del Espacio Natural del Miño, donde puso de manifiesto el creciente compromiso de los gallegos con una actividad turística sin barreras con productos y servicios que puedan ser conocidos por cualquier persona, sin distinciones. En este sentido, se refirió a la apuesta del Gobierno gallego por ayudar a los ayuntamientos y al sector en esta tarea a la hora de adaptar sus infraestructuras y recursos, para lo cual este año se cuenta con una inversión que ronda los cuatro millones de euros.

Durante la visita a este ayuntamiento pontevedrés, la responsable de Turismo de la Xunta recordó la importancia que año año tienen iniciativas como la línea de ayudas que convoca anualmente su departamento dirigida a ayuntamientos y entidades locales en la búsqueda de la mejora de su infraestructuras y recursos.

Este año amplió su cuantía sumando más de 3,8 millones de euros y extendiéndose, además, a los establecimientos de alojamiento. «Ahondamos así en nuestro trabajo por consolidarnos cómo referentes de un modelo turístico responsable donde la cooperación con toda la cadena de valor del turismo nos está permitiendo, además, llevar los beneficios de la actividad turística de una manera repartida por la geografía gallega», añadió.

Junto a esta línea de ayudas, el Gobierno gallego trabaja de manera paralela en varias líneas para ahondar en este objetivo, a través del Plan de accesibilidad turística de Galicia y del Camino de Santiago, alineado con la Estrategia del turismo de Galicia 2020, y que fue presentado hace casi un año. Cuenta con una inversión de cerca de 3 millones de euros e incluye un conjunto de iniciativas que ahondan en la mejora de la accesibilidad de nuestro destino, con especial atención al espacio físico y a la acogida de visitantes con necesidades de accesibilidad.

Potencial turístico de los ríos gallegos

El Río Miño es un claro protagonista en este municipio de Tomiño, que ofrece un entorno natural privilegiado para aquellos que buscan espacios de naturaleza y actividad y aire libre. En general, toda la zona de los márgenes del propio río constituye un área de gran interés medioambiental y paisajístico, óptimo para el turismo de naturaleza y turismo activa.

Además, esta actuación pone en valor las numerosas posibilidades en el campo turístico que brindan los ríos gallegos y en las que también se fija la Estrategia de turismo de Galicia 2020, que se centra en una de sus once líneas de trabajo en promover el turismo fluvial, con especial énfasis en los ríos Miño, Sil, Ulla y Tambre, así como nos embalses y que incluye actuaciones como las mejoras en las infraestructuras o la creación de productos turísticos a su redor, entre otras iniciativas.