Un nuevo desfibrilador para el servicio de emergencias de O Rosal

96
0
Compartir

El delegado territorial de la Xunta en Pontevedra, José Manuel Cores Tourís, hizo entrega esta mañana a la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil de O Rosal de un nuevo desfibrilador (DESA) de cara a mejorar su capacidad de intervención.

La entrega de este material forma parte de la apuesta continua del Gobierno gallego por reforzar la respuesta ante posibles emergencias que puedan ocurrir en cualquier punto de nuestra comunidad, y en el acto estuvieron presentes la alcaldesa de la localidad, Carmen Alonso, así como el jefe del Servicio de Emergencias de Pontevedra, Evaristo Juncal, y los responsables de la recién creada Agrupación de Voluntarios de Protección Civil de O Rosal.

De este modo, se da cumplimiento al compromiso adquirido por la administración autonómica con este ayuntamiento del Baixo Miño después de la reunión mantenida entre la alcaldesa y el director xeral de Emergencias, Luis Menor, y en la que se demandaron más medios para Protección Civil, dado su reciente creación.

La provincia de Pontevedra cuenta con 56 agrupaciones de voluntarios de Protección Civil, y en el Baixo Miño, además de la que ya existía en Tomiño, acaba de ponerse en marcha la de O Rosal, con siete voluntarios. Próximamente, se firmará un convenio con el ayuntamiento de Oia de cara a que esta agrupación también cubra este ayuntamiento, mientras el de Tui está en estos momentos en plena tramitación para su puesta en marcha. «Lo que tenemos que lamentar es que el ayuntamiento de A Guarda decidiera disolver su agrupación, porque estamos hablando un servicio que redunda directamente en la seguridad y en el bienestar de los ciudadanos», explicó Cores Tourís.

El delegado territorial de la Xunta hizo hincapié en la importancia de la cooperación, colaboración y coordinación en un campo tan importante como son las emergencias, por lo que reiteró la necesidad de seguir sumando en la apuesta de una gestión conjunta en este campo, en el que es tan importante a implicación de todas las Administraciones, tanto autonómica, como locales y las provinciales.

De hecho, segundo destacó Cores Tourís, Galicia fue pionera en España en el desarrollo de estrategias de cardioprotección, iniciada con la publicación del Decreto 251/2000 que regulaba el uso de desfibriladores por personal no médico.

Con la aprobación del Decreto 38/2017 por el que se regula la instalación y el uso de desfibriladores externos fuera del ámbito sanitario, Galicia cuenta con un total de 2.161 desfibriladores, con hasta un total de 17.750 personas certificadas en soporte vital básico y uso de DESA. «Todo eso forma parte de una estrategia fundamental para acercar a la población, lo antes posible, a los recursos más efectivos según la evidencia científica», añadió el delegado territorial.

Las unidades del 061 consiguen reanimar a una media de 700 víctimas al año y trasladar con vida al hospital a un 40%. Galicia lidera la implantación de desfibriladores para su uso por la población en general, la formación sistemática con una estrategia poblacional de los niños y niñas en soporte vital básico y, también, la innovación tecnológica para mejorar la asistencia a las víctimas de la muerte súbita.