Compartir

El BNG de Vigo denuncia la falta de mantenimiento de varios espacios públicos en el entorno de As Travesas, como la plaza da Tellada, la plaza de América y la plaza da Independencia. Para el candidato del Bloque a las próximas elecciones municipales, Xabier Pérez Iglesias, esta situación es una muestra de que «en Vigo o Concello non ‘humaniza’ senón que se limita a inaugurar obras». A este respeto, Pérez Iglesias demandó que el gobierno local actúe en las calles y plazas de los barrios durante todo el año.

En el caso de la plaza da Tellada, conocida cómo de la ‘Miñoquiña’, el vecindario padece un estado calamitoso de conservación, por falta de limpieza, presencia de cristales rotos, ausencia de vallados de protección y un mal mantenimiento del parque infantil. Por su parte, la plaza da Independencia carece de un mantenimiento idóneo y lo más grave es que los vehículos privados están ocupando el espacio peatonal, tanto como aparcamiento como para circular.

«Vemos como unha praza que foi emblema dun modelo de cidade pensado para as persoas, que o BNG impulsamos con valentía, agora é vítima do desleixo municipal», critica Iglesias que advierte que la situación no puede continuar así ni esperar la que se materialice el anunciado «remozado» de la plaza.

La situación de la plaza de América no es mejor, tanto por el estado de las aceras que la circundan, la falta de actuaciones en el entorno de la plaza del Emigrante o la elevada congestión de tráfico. Además, los vallados perimetrales de los institutos Santo Tomé y Santa Irene continúan sin ser reparados, a pesar de los reiterados anuncios y promesas del alcalde.

En relación a la anunciada intervención en la plaza de América, el candidato del BNG criticó la falta de «transparencia e diálogo coa veciñanza. Unha praza que é un verdadeiro nodo urbano que vertebra un dos centros da cidade non se pode reformar sen informar e dialogar coas veciñas e os veciños e co sector comercial», aseguró.

Iglesias demandó «valentía e audacia para facer que as humanizacións sexan moito máis que renovar pavimentos. Humanizar de verdade sería apostar por unha cidade con máis espazo peonil, para as persoas, pero para iso hai que pular por reducir o uso do vehículo privado cun transporte público decente», sentenció