Compartir

Con la presencia del alcalde de Arbo, Horacio Gil, como invitado de honor, la Hermandad de Caballeros de la Santa Lamprea celebró este pasado sábado, día 10 de marzo, su trigésimo octava reunión.

Con esta son 38 las ediciones de esta celebración que lleva a esta genuina hermandad a peregrinar a Arbo todos los años para declarar su devoción a la lamprea.

Como viene siendo habitual, la jornada comenzó con la reunión en la parroquia de Cabeiras, seguida de la ya tradicional bajada al río, donde todos los años depositan un mensaje en una botella en el que se recogen los deseos para el próximo año para a continuación arrojarla al curso del río Miño. Después celebraron una misa en memoria de los ‘hermanos’ difuntos.

Antes de comenzar con la degustación de la lamprea en sus diversas preparaciones (estilo Arbo, asada y rellena) los nuevos lampreiriños, -aquellas personas que desean incorporarse a la Hermandad, tuvieron que demostrar su devoción a la lamprea y su fidelidad a los principios de la Hermandad.

Esta Hermandad de Caballeros de la Santa Lamprea, nació hace cuarenta años, fruto de la veneración de un grupo de fieles por este singular pescado, «que eleva a degustación deste manxar a un estado cuasi místico»

Así lo manifiesta el alcalde, Horacio Gil, que agradece la invitación para copresidir esta entrañable jornada de convivencia, así como el trabajo desarrollado por este grupo de amigos en favor de la Lamprea de Arbo