Compartir

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, reeditó hoy el compromiso del Gobierno autonómico con la automoción gallega y aboga por una transición “medida y proporcional” para afrontar los retos del sector centrados en las nuevas energías.


Durante una visita esta tarde al XXX Salón del Automóvil, en Vigo, Feijóo aseveró que la Xunta seguirá estando del lado de uno de los sectores estratégicos para la Comunidad. Así, recordó que, desde 2009, se invirtieron más de 200 millones para apoyar al sector a través, por ejemplo, de programas de formación; con la puesta en marcha de la Fábrica inteligente y las Unidades Mixtas de investigación; o con la aceleradora Business Factory Auto que, en los últimos cinco años, permitió el desarrollo de cerca de 60 proyectos empresariales, siendo reconocida como la mejor aceleradora en los premios Startups del Sur de Europa en 2019.

Asimismo, destacó los esfuerzos que la Administración autonómica está llevando a cabo para proporcionar infraestructuras y servicios que permitan una movilidad efectiva a ciudadanos y mercancías, reflejado en la Estrategia gallega de movilidad y en la Estrategia movilidad eficiente de Galicia 21-30, destinadas a acelerar la transformación hacia una movilidad sostenible, segura y conectada.

El responsable del Ejecutivo autonómico destacó también la oportunidad que en este ámbito supondrán los fondos europeos Next Generation, con una candidatura gallega que cuenta con 32 proyectos -uno de ellos, la iniciativa Autoancora- que permitirían movilizar alrededor de 1.800 millones de euros.

A lo largo de su intervención, Feijóo incidió en que las previsiones señalan que en 2040 el 50% de los vehículos serán eléctricos, el 24% de hidrógeno y la facturación asociada al automóvil y servicios de movilidad supondrán el 12% del PIB.

Por último, aseveró que, a pesar de la pandemia, la industria de la automoción gallega cerró el ejercicio de 2020 con cifras máximas de empleo, facturación y exportaciones: el empleo directo alcanzó los cerca de 25.000 trabajadores, cerca de 600 más que el año anterior; la facturación superó por vez primera los 10.000 millones; y las exportaciones crecieron hasta los 7.300 millones, una cifra que equivale al 34,8% del total de las exportaciones de Galicia.