Altia incrementará un 50% su beneficio neto en sólo dos años

Compartir

Altia presenta hoy su Plan de Negocio para los años 2021 y 2022, que recoge un incremento de su beneficio neto del 50% y pasa de los 6,2 millones de euros en 2020 a los 9,3 millones en el año 2022. El Plan de Negocio estima la obtención de un Beneficio Neto en 2021 de 7,8 millones de euros, lo que supone un incremento del 25,7% sobre el obtenido en 2020, y 9,4 millones de euros en 2022, lo que supone un 20,4% más que el que se prevé obtener en 2021, apoyado, por un lado, por la mejoría proyectada en el EBITDA, puesto que está previsto un crecimiento de esta magnitud en un 22% en 2021 (de 11,7 millones a 14,3 millones) y en un 17,2% en 2022 (de 14,3 a 16,8 millones) y, por otro lado, por la mejora del resultado financiero del Grupo.

Además, según el documento de la consultora tecnológica, la Tasa Anual de Crecimiento Compuesto (TACC) consolida un crecimiento del 25,9% para el periodo 2019-2022, con una previsión de incorporación de 237 profesionales en ese periodo de dos años.

El Plan presentado y aprobado por el Consejo de Administración plantea un primer año de consolidación del negocio, realización de inversiones y ajustes necesarios, y reducción de deuda derivada de la incorporación de Noesis al Grupo, hecho que tuvo lugar en 2020, así como un segundo año de crecimiento, mejora de la rentabilidad y mayor generación de caja.

El grupo empresarial que lidera Altia sigue trabajando activamente en incorporar operaciones de crecimiento inorgánico pese a que no se contemplan numéricamente en el Plan de Negocio en virtud de la prudencia con la que la Compañía siempre hace sus proyecciones. En el campo de las personas el gran reto al que se enfrenta para los próximos dos años es obtener y retener el talento necesario para poder ejecutar las ventas proyectadas en el Plan de Negocio.

Sigue apostando por una política de contratación controlada y rentable de recursos en función de las ventas obtenidas, en un nuevo entorno caracterizado por la consolidación en mercado laboral de la figura del teletrabajo, con especial atención a las políticas relacionadas con la conciliación y mejora de la experiencia del empleado con fórmulas de mayor flexibilidad, igualdad, conciliación, desconexión digital y máxima transparencia en la gestión de las personas.

Con este Plan de negocio marcamos una hoja de ruta para los próximos dos años marcada por la incertidumbre derivada de la evolución de la pandemia por COVID-19”, afirma Tino Fernández, presidente de Altia. “A pesar de ello, en el Grupo hemos demostrado una solidez y capacidad de adaptación que nos permite presentar un plan para seguir creciendo bien posicionados en la vanguardia de un sector tan competitivo como el nuestro.

Siete grandes líneas de negocio

Altia es una compañía española independiente de consultoría y prestación de servicios perteneciente al sector de las Tecnologías de la Información y Comunicaciones (TIC) que desarrolla proyectos para prácticamente la totalidad de los sectores económicos (Administraciones Públicas, Industria, Servicios, Telecomunicaciones, Servicios Financieros…). El Grupo Altia estructura su oferta profesional y de servicios en siete grandes líneas de negocio: Outsourcing y mantenimiento de sistemas; Servicios Gestionados y ciberseguridad; Soluciones Propias; Implantación de soluciones de terceros; Consultoría tecnológica; Desarrollo de aplicaciones informáticas y Suministro de hardware y software.

Desarrolla su actividad en España a través de las oficinas que mantiene en las comunidades autónomas de Galicia, Madrid, Castilla-León, País Vasco, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Cataluña, Canarias y Baleares, por medio de las sociedades en las que participa, así como mediante la participación en determinadas Uniones Temporales de Empresas (UTEs). En Chile tiene presencia mediante una Agencia y, en Portugal, Brasil, Holanda, Irlanda y USA, mediante las sociedades del Grupo implantadas en esos países, que conforman el subgrupo Noesis, el cual controla en su totalidad.

El Plan de Negocio para los ejercicios 2021-2022 plantea unas líneas estratégicas de actuación. Se parte de una estructura de costes y operativa que tradicionalmente ha estado bien dimensionada y sobre ésta, y con la adquisición de Noesis y el salto tecnológico dado con servicios, soluciones y productos muy innovadores y en clara sintonía con las tendencias tecnológicas globales, las principales líneas que contiene el Plan son de carácter comercial, con una dimensión cada vez más internacional.

Entre esas líneas destacan aumentar el posicionamiento en aquellos mercados internacionales en los que el Grupo ya está presente y que se caracterizan por su recurrencia, mayores tarifas y mejores condiciones financieras, incrementar la cartera de grandes clientes con alto potencial de implantación de proyectos TIC y, al mismo tiempo, consolidar la posición en aquellos clientes en los que ya se está presente mediante la realización de ventas cruzadas de los productos y servicios de Altia y Noesis.

Además, plantea potenciar aquellas líneas de negocio que contribuyen de una manera más significativa a los resultados del Grupo, la búsqueda continua de proyectos de valor añadido, con volúmenes importantes, márgenes sostenibles y buenas condiciones económicas y financieras, así como el aprovechamiento del proceso de concentración desde el punto de vista de la demanda, con mayores ventas recurrentes en clientes actuales y, en contratos de gran envergadura, promoviendo alianzas estratégicas con otras compañías y organizaciones del sector.

Por último, incrementar la productividad y la rentabilidad mediante una óptima gestión de los recursos disponibles, con un tamaño de Grupo que ya debe permitir el aprovechamiento de la escala.

En cuanto a líneas de actuación más operativas, destacan el establecimiento de planes específicos para determinadas unidades de negocio transversales para así acelerar su crecimiento, la contratación contralada y rentable de recursos humanos, la mejora de la experiencia del empleado con fórmulas de máxima flexibilidad, la continuación del proceso de análisis y mitigación de riesgos globales de negocio, avanzar en la implantación de sistemas de control financiero y cumplimiento normativo, confirmar la firme apuesta por la innovación, tanto a nivel tecnológico, dando continuidad a la política de inversión en I+D+i, como a nivel relacional con los clientes, mediante la búsqueda de nuevas fórmulas de negocio, así como la consolidación del proceso de integración de Noesis.

En estos dos años también se plantean otras líneas de actuación tradicionales que ya aparecían en anteriores Planes de Negocio de Altia como la generación de flujos de caja, la optimización de la gestión del Fondo de Maniobra, la reducción del escaso endeudamiento vía crecimiento y aplicación de parte de los flujos de caja generados y la generación de beneficios para los accionistas vía reparto de dividendos.

Con estas líneas de actuación Altia quiere seguir creciendo de manera ordenada y con márgenes sostenibles, tal y como ha hecho desde la constitución de su matriz en 1994.

 Sobre Altia

Altia es una compañía que ofrece servicios de consultoría, desarrollos integrales y soluciones avanzadas de tecnología. Gracias al compromiso de sus más de 2.100 profesionales, ha acercado a más de 800 clientes a un nuevo mundo digital.

Con más de 27 años de experiencia, es una de las primeras compañías independientes del sector con un crecimiento basado en la vocación de servicio y el compromiso con sus clientes.

Altia cotiza, desde el 2010, en el BME Growth, Mercado para las PYMES de BME.

La empresa cuenta con 20 localizaciones repartidas por España, Portugal, Brasil, Chile, EEUU, Irlanda y Holanda; además de tres Data Centers en Vigo, Madrid y Barcelona