Compartir
Foto de archivo, no se corresponde con el suceso | CEDIDA

Dos personas fueron evacuadas esta tarde al Hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo a causa de las graves lesiones provocadas por un accidente de tráfico en la PO-226, en Barro.

Fueron varias las llamadas de alerta recibidas por el 112 Galicia a las 16:30 horas de hoy para alertar de un accidente en el que se vieron implicadas una moto y una furgoneta cuando circulaban por la carretera de Porráns a Moraña, a la altura de Mane.

Las mismas personas que contactaron con el servicio de atención a las emergencias de Galicia señalaban la gravedad de las heridas sufridas especialmente por el motorista debido a la posible pérdida de un miembro inferior. Así, los profesionales sanitarios acudieron al lugar del accidente a bordo del helicóptero medicalizado con base en Santiago.

Finalmente, los dos conductores fueron trasladados al Hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo, mientras que en el lugar del accidente permanecía el personal de la Axencia Galega de Infraestructuras, encargado de la limpieza y restablecimiento de las condiciones de seguridad en la vía.

Un bombero herido en Tomiño

Por otro lado, los servicios sanitarios de urgencia atendieron esta tarde a un bombero que resultó afectado por el humo y el calor mientras trataba de sofocar un incendio declarado en un pajar en Tomiño.

Sucedió sobre las cuatro de esta tarde, después de iniciarse un fuego en un pajar en el que almacenan alpacas de hierba y diversa maquinaria agrícola situado en el lugar de Cristelos. También había animales, pero, según indicaron los particulares al 112 Galicia, fueron retirados de la estructura, así como las máquinas y otros enseres. Nadie de la casa resultó afectado, pero sí un bombero que pudo sufrir un golpe de calor mientras trataba de apagar las llamas.

De este modo, el hombre recibió asistencia en el mismo lugar del incendio y no fue necesario su traslado. Mientras, los demás compañeros del parque del Baixo Miño continúan trabajando para sofocar las llamas con la colaboración de efectivos del GES de A Guarda y Ponteareas y los bomberos de Ribadumia. También fueron informados los bomberos de Vigo y los miembros del GES del Val Miñor.

Igualmente, desde el 112 Galicia, se pidió la ayuda de los agentes de la Guardia Civil y de los voluntarios de Protección Civil de la localidad.