Compartir

El alcalde vigués consideró «intolerable» el corte del servicio ferroviario, derivado de un hundimiento en una «vía antediluviana” que, en caso de lluvias, produce la desviación del rail. Sin querer entrar en juicios de valor, Abel Caballero sí exigió «garantias para los ciudadanos» de Vigo en el enlace de tren.

En paralelo, Abel Caballero denunció que, desde 2012, el Gobierno de España ha metido «en un cajón» el proyecto de la variante de Cerdedo del alta Velocidad, el AVE directo Vigo-Ourense-Madrid, con la «excusa» de la Declaración de Impacto Ambiental de un tramo de algo más de cuatro kilómetros de longitud.

El alcalde también criticó que el gobierno autonómico no se comprometiera con el AVE directo de Vigo a Madrid: «para otros proyectos ferroviarios sí; para el Vigo-Madrid por Cerdedo, nunca vi el apoyo de la Xunta de Galicia”.

Caballero valoró de «intolerable» que el área de Vigo en este momento carezca de un ferrocarril para unirse con España «y el resto de Europa». «No lo tenemos, tenemos que ir por Santiago», concluyó.