Compartir

La empresa Pedro de la Puente es provisionalmente la primera clasificada en el concurso para redactar los proyectos básico y de ejecución del nuevo aparcamiento soterrado de Balaídos y de los fondos del estadio (las bancadas de Marcador y Gol). Detalló el alcalde que el presupuesto al efecto asciende a 900.000 euros, parte del convenio con la Diputación de Pontevedra que también incluye otros 350.000 euros para los nuevos asientos de Río Baixo.

Los plazos avanzados por el regidor indican que el proyecto básico estará concluido en tres meses. Comunicó Caballero que será entonces cuando el Ayuntamiento tramite la adaptación urbanística de los fondos a través de la llamada ‘ley Vigo’, la Ley 3/2016 de medidas en materia de proyectos públicos de urgencia o de excepcional interés. Con el procedimiento urbanístico iniciado, el gobierno vigués estará en disposición de arrancar con la licitación de las obras de construcción del aparcamiento y de las bancadas de Gol y Marcador.

En paralelo, anotó Caballero, el gobierno de Vigo trabaja en los estudios económico financieros que permitan conocer el valor del nuevo estadio de Balaídos para iniciar el proceso de concesión administrativa del recinto deportivo.

El alcalde subrayó la reforma «monumental» del estadio de Balaídos, llevando adelante una obra «que toda la ciudad reclamaba», con un campo «como corresponde al Celta de Vigo y a la ciudad».

Caballero añadió que, hasta el momento, Ayuntamiento y Diputación ya gastaron en la remodelación 14 millones de euros de un montante total que se elevará a los 40 millones de euros: «una inversión colosal para un estadio colosal».

Tráfico

El gobierno vigués activó la reordenación de la circulación en el entorno del estadio de Balaídos, para hacerlo «completamente distinto, ágil y fluido» apuntó Caballero. El regidor recordó que ayer miércoles se abrió un carril de la Avenida de Citroën, a la altura de la bancada de Río, y la mediados de la próxima semana ya estarán los dos abiertos.

Este mismo jueves entra en funcionamiento el doble sentido de la calle Val Miñor, regulando el cruce con las avenidas Citroën y Portanet con una nueva glorieta. El objetivo, aseveró Caballero, es dar alternativas a la Avenida de Castrelos, que está saturada desde la apertura del nuevo hospital de Beade Valladares.