Compartir

Abel Caballero recuerda que el gobierno local tuvo que asumir los trabajos por la falta de respuesta de la administración autonómica. El objetivo es corregir el hundimiento ocasionado por una mala canalización de las aguas por debajo del vial.

El Ayuntamiento de Vigo repercutirá a la Xunta de Galicia lo cueste de las obras de arreglo de carretera vieja de Madrid que resultó afectada debido al mal estado de las canalizaciones. El alcalde explicó que la vía es competencia de la administración autonómica, pero que no se hizo cargo de las reparaciones pese a los requerimientos.

El alcalde visitó este pasado lunes las obras de emergencia que el Ayuntamiento está realizando en carretera vieja de Madrid. El objetivo es corregir el hundimiento ocasionado por una mala canalización de las aguas por debajo del vial, una situación que supone un riesgo para los coches y para la seguridad de las personas.

Desde el Ayuntamiento, y una vez detectado el problema, se dio traslado del mismo a la administración titular del vial -la Xunta de Galicia- pero, ante la falta de respuestas, el gobierno local adoptó la decisión de regular el tráfico en la zona y dar comienzo a los trabajos de reparación por la vía de urgencia.

La Xunta sigue sin asumir sus obligaciones en la ciudad y, ante este abandono, el Ayuntamiento se vio obligado a acometer la obra y posteriormente repercutirá el importe a la administración autonómica.

Respuesta de Xunta de Galicia

La Xunta de Galicia lamenta la falta de seriedad del Ayuntamiento de Vigo en relación con la carretera vieja de Madrid.

Según señala la administración autonómica, «el Ayuntamiento de Vigo cometió un error en su comunicación a la Xunta de Galicia demandando una intervención en esa carretera, pues le remitió la documentación a la Axencia Tributaria de Galicia en lugar de la Axencia Galega de Infraestructuras.

Sin embargo, el escrito del Ayuntamiento de Vigo en su versión en correo electrónico sí fue remitido a la Axencia Galega de Infraestructuras pero sin adjuntar el informe técnico en el que se fundamenta y detalla la necesidad de intervención.

Difícilmente habría podido la Xunta actuar en el plazo de 96 horas establecido por el Ayuntamiento. El oficio adjuntado en ese correo electrónico revela el envío erróneo a la Agencia Tributaria.

En todo caso, la Xunta recuerda que la carretera vieja de Madrid fue cedida por la Xunta al Ayuntamiento de Vigo mediante la firma de un convenio en el año 2000 que no se resolvió por los cauces previstos en el mismo», remata la nota enviada por la Xunta