Compartir
Antigua cantera de Áridos do Carneiro, en Chantada. Foto | Google Maps

El diputado del BNG, Xosé Luis Bará Torres -en la imagen- considera que el anteproyecto de la ley de Residuos de Galicia va en la línea contraria a la demanda social de una gestión de residuos pensada para resolver problemas y no para incrementarlos. En este sentido, pide al Partido Popular que legisle para «a maioría social» y no para el sector de los residuos. En su opinión, el anteproyecto de la Xunta sometido a información pública por un período de 15 días pretende «convertir as canteiras en vertedoiros».

El diputado explica que una de las muchas cuestiones que regula el anteproyecto es la relacionada con las explotaciones mineras consideradas como lugares para la instalación de plantas de gestión de residuos, es decir«vertedoiros» por lo tanto, queda de manifiesto que la voluntad de la Xunta de Galicia, según el nacionalista, «é dar vía libre ás canteiras como receptoras de residuos se o organismo competente en materia de minas da Xunta así o estima oportuno».

La propuesta de la Xunta va en la dirección contraria a las normas que se apoyan en la restauración ambiental a recuperar espacios para que vuelvan a la situación originaria (plan de restauración obligatorio), o lo más semejante posible a efectos de conseguir la autorización de funcionamiento, reforzando por el contrario la normativa estatal que «na práctica serve como un coladeiro para os vertedoiros co pretexto da restauración ambiental».

Bará Torres denuncia que «vendo o espírito do anteproxecto, a Xunta semella non ter tomado nota da preocupación das galegas e galegos con relación ao abuso e uso das canteiras abandonadas que acaban acollendo vertedoiros de todo tipo, insalubres e molestos que pola maior parte dos exemplos que hai incluso resultan altamente contaminantes..»

En este sentido, destaca que «a posición do BNG é a da maioría social que reclama cambios normativos urxentes para dotar a normativa dunha lóxica garantista en favor da xente e non dos intereses mercantilistas de compañías que, aproveitándose das facilidades de leis ambiguas e totalmente insuficientes, depredan sobre parcelas e terreos, que non sendo aptos, acaban converténdose en grandes puntos negros de contaminación ambiental».

Frente a esto, recalca Luis Bará, la Xunta del PP, en vez de responder a estas preocupaciones y reestructurar una normativa anacrónica, está más interesada en promover una ley de residuos y suelos contaminados que posibilita que las canteras puedan finalizar siendo lugar de todo tipo de instalaciones de gestión de residuos.

Finalmente, el diputado nacionalista advierte que con la nueva normativa, casos como los de Miramontes, Casalonga, o los ya denunciados  en Bóveda (Lugo), ChantadaOrtigueira, Porriño y Silleda, en la práctica tendrán vía libre para que las canteras puedan ser empleadas para acoger cualquier instalación de residuos.

Publicidad