Compartir

El conselleiro de Economía, Emprego e Industria, Francisco Conde, destacó este lunes, durante la apertura de la segunda edición del coworking de O Salnés, que esta iniciativa aspira a convertir Arousa en un centro de emprendimiento comarcal.

Tras el éxito de la primera edición de este espacio especializado en el campo del turismo y de la alimentación -dos sectores estratégicos de la zona- con el impulso de una veintena de proyectos, la segunda convocatoria se pone en marcha con 22 nuevas iniciativas en la que volverán a cobrar protagonismo el sector turístico y alimentario, con nuevos proyectos cada uno, que se completan con iniciativas en el campo de la artesanía, los servicios y el textil.

Esta red de coworkings, en la que la Xunta colabora con la Escuela de Organización Industrial, pretende dinamizar las economías locales de Galicia, apoyando la creación de empleo de calidad, aprovechando los recursos y fortalezas de cada zona para crear nuevas oportunidades económicas, fijando población y fomentando noticias alternativas para hacer los ayuntamientos más atractivos y competitivos.

Tal y como explicó el conselleiro, hasta finales de año los participantes tendrán la oportunidad de dar forma a sus proyectos con su participación en talleres, sesiones formativas grupales, mentoring y eventos que potencien el networking. El espacio ofrece las tecnologías y servicios que precisan para desarrollar sus proyectos en los que contarán con un mentor, 40 horas de tutorización por iniciativa y 60 horas de formación en competencias de emprendimiento y gestión.

El espacio de O Salnés forma parte de una red de coworkings puesta en marcha en 2016 que, al final de la tercera edición, habrá permitido impulsar 440 proyectos promovidos por 540 emprendedores. En concreto, el espacio que visitó hoy el conselleiro fue una de las novedades de la segunda edición junto con el coworking del CIS Madera (orientado al sector forestal).

En su intervención, el conselleiro destacó el compromiso del Gobierno gallego con el emprendimiento a través de iniciativas como la red de aceleradoras, programas como Galicia Emprende y Galicia Rural Emprende, los distintos servicios de asesoramiento o las medidas de la Ley de implantación empresarial para facilitar la tramitación administrativa y el acceso al suelo a las empresas, así como para mejorar la fiscalidad en colaboración con los Ayuntamientos Emprendedores.