Compartir

La portavoz popular, Elena Muñoz, ha exigido hoy que se pase de las palabras a los hechos y se rescinda «inmediatamente» el contrato de la XER con la empresa concesionaria Dornier. «Quien tiene competencia y quien paga es el ayuntamiento de Vigo y queremos que en consecuencia tome medidas», ha incidido.

La popular ha lamentado la situación desesperada de los trabajadores y les ha reiterado todo su apoyo en su demanda de «readmitir de forma inmediata a los 8 trabajadores despedidos de forma irregular. No hay ningún motivo que justifique lo que se ha hecho», ha señalado, afirmando que por lo tanto «no hay ningún motivo para que esta empresa siga trabajando para el ayuntamiento de Vigo».

La líder de los populares considera que se ha llegado a una situación límite y sin vuelta atrás, después de que la empresa concesionaria no haya cambiado su postura ni aportado soluciones, aún cuando los trabajadores interrumpieron la huelga para hacer un nuevo intento de negociación en un acto de muestra de buena voluntad. «Después del comportamiento absolutamente reprobable de la empresa despidiendo de forma inhumana a esos 8 trabajadores», ha continuado la popular, señalando que además que se ha incumplido el contrato firmado con el Ayuntamiento.

Elena Muñoz ha recordado que desde el Partido Popular ya se avisó de que esta adjudicación iba a traer problemas y que no se estaba llevando por buen camino. «Hasta los propios trabajadores veían que iba a ser así», ha añadido, destacando que aún con todos estos factores «el Ayuntamiento admitió esa oferta con un 30% de rebaja. El PP votó en contra en la mesa de adjudicación e incluso había informes técnico municipales que dudaban de esa oferta» ha detallado, indicando que finalmente se adjudicó a Dornier «sin escuchar todas las voces que alertaban del problema».

Por este motivo, Elena Muñoz ha exigido al ayuntamiento de Vigo que rescinda el contrato a Dornier y se lo adjudique a la empresa que resultó segunda en ese procedimiento. Además, ha urgido al gobierno local a no perder el tiempo en volver a hacer una licitación y a «hacerlo de forma inmediata», ya que como ha señalado, legalmente pueden retrotraerse y adjudicarlo a la siguiente empresa. «Que no dilaten el proceso y pongan más excusas porque los trabajadores no pueden esperar ni un día más», ha concluido.