Compartir

El concejal popular, Miguel Fidalgo, ha denunciado ayer que el gobierno local sólo ha ejecutado «un mísero 7%» del total de inversiones previstas para 2018, tal y como refleja la ejecución presupuestaria de los 6 primeros meses del año que el ejecutivo lleva este miércoles a pleno.

Fidalgo califica de «calamitoso» que, de los 50 millones previstos para obras en 2018, a 30 de junio sólo se han invertido 3,6 millones. Asimismo pregunta al alcalde de quién es la culpa de que no se hayan empezado las obras en la Panificadora, ni en la carretera de Beade, ni la humanización de Ronda de don Bosco; ni en la biblioteca de Navia, ni el Torreiro de Candeán, o por qué siguen sin cubrirse las pistas de tenis de Samil

El concejal popular, considera que esta «parálisis» se debe a la falta de gestión de un regidor que «siempre echa la culpa a otros»: «Si no tiene competencias, es un incompetente; ¿y de qué nos sirve un alcalde incompetente?», señalo Fidalgo

Subrayó además, que «de los 11 años de gobierno o desgobierno de Caballero, este es el peor: Nunca antes se había hecho menos con más concejales»

«Que se vaya»

Por otro lado, Miguel Fidalgo, ha pedido al concejal de Seguridad, Carlos López Font, «que se vaya» tras «inmolarse» y asumir toda la responsabilidad en el accidente de O Marisquiño con el objetivo de intentar proteger a Caballero. «Ya que él ha intentado asumir la responsabilidad buscando quemarse a lo bonzo, si le queda un mínimo de vergüenza política, que se vaya para su casa», ha incidido.

Fidalgo reitera que el «máximo responsable» de lo sucedido es el alcalde, y lamenta que intente ocultar la verdad parapetándose detrás del señor Font, quien «ha entregado su cabeza en bandeja de plata para proteger al gran jefe». Y afirma que el regidor mintió cuando dijo que no se había alcanzado el aforo máximo, ya que la realidad es que «no se cumplió el plan de autoprotección y no se contabilizaron los asistentes».

El concejal popular señala que Carlos Font ha dado un «espectáculo lamentable» desapareciendo 2 semanas tras el accidente sin que nadie supiese donde estaba: «Está amortizado políticamente; es un cadáver político».

Destaca que el único objetivo del Partido Popular en el pleno de O Marisquiño – que se celebra hoy- es que «se sepa toda la verdad» de lo que ocurrió el día del concierto «porque se lo merecen los heridos, sus familias y los vigueses»