Compartir

El concejal popular, Miguel Fidalgo, ha denunciado hoy un nuevo episodio de «corrupción política» por parte del gobierno local en el ayuntamiento de Vigo. Un «escándalo» vinculado a «enchufes y contratos para amigos», ha indicado.

En este sentido, el popular ha señalado que el mismo funcionario que «maniobró para enchufar a la cuñada de Carmela Silva», llevaba más de 4 años contratando con una empresa vinculada con su familia por un importe que supera los 400.000 euros. Según ha explicado el propio Fidalgo, la cuantía revelada se reparte a través de «unos cincuenta contratos pequeños y medianos».

«Todo esto después de que el enchufe de la cuñada de Silva nos costase más 128.000 euros», prosigue Fidalgo, quien ha recordado que hasta la fecha ninguno de los implicados en la trama ha asumido sus responsabilidades políticas ni ha devuelto «el dinero robado a los vigueses», motivo por el que ha vuelto exigir la dimisión de Carmela Silva, «ya que está inhabilitada para ejercer cualquier cargo de responsabilidad pública».

Miguel Fidalgo ha destacado que este nuevo caso sale a la luz tras las denuncias del Partido Popular sobre la forma de proceder del funcionario municipal en connivencia con el gobierno local, y ha lanzado un llamamiento a los ciudadanos para que en las próximas elecciones municipales «voten por un cambio» que permita dejar atrás «la malversación de dinero público, el enchufismo y el amiguismo».

«Si los vigueses quieren que dejen de robarles, de enchufar a amigos y a familiares, que cambien su voto, porque votar a Caballero y al Partido Socialista es contribuir a la corrupción política», ahonda.

En este contexto, Miguel Fidalgo ha recordado que el gobierno municipal de Vigo es «el que tiene más procesados e imputados de España» y ha abogado por sustituirlo por un gobierno «honrado, honesto y que trabaje de verdad por los vigueses» encabezado por la candidata popular Elena Muñoz.