Compartir

La portavoz popular, Elena Muñoz, ha calificado ayer de engaño masivo y sistemático la actitud que está manteniendo Abel Caballero con el agua al negar continuamente los resultados que arrojan las propias analíticas de la concesionaria. «Vivimos en una negación absoluta de la realidad por parte de un alcalde que miente y que no quiere que se reconozca ningún problema con el agua», ha incidido.

A este respecto, la portavoz popular ha subrayado que una cosa es lo que Caballero dice en las ruedas de prensa, sin aportar un solo papel, y otra bien distinta lo que dicen los técnicos de Aqualia. En este sentido, Elena Muñoz se ha preguntado «por qué el alcalde no comparece» en esas ruedas acompañado por los técnicos, tal y como hace la Xunta.

Frente a esto, -dice la popular- continúa, aparece sólo y hablando de 1.000 controles que nadie puede ver. Por ahora son ‘informes fantasma’. Ni se los ha dado a este grupo, pese a que los hemos pedido en infinidad de ocasiones; ni se los ha dado a la Valedora do Pobo; ni tampoco a la Xunta

En este sentido, Elena Muñoz ha subrayado que los problemas de la calidad del agua en Vigo no los determina el Partido Popular, sino todos esos informes, muchos de ellos realizados durante este 2018 y por la propia concesionaria. Así, añade, que de las 75 analíticas que detectan incumplimientos de cloro, 30 son de Aqualia.

«Otra vez sus propios técnicos les contradicen. Me pregunto qué estarán pensando los vecinos de Teis, de Coruxo, de Sárdoma, de Traviesas o de Valladares al saber que están bebiendo agua sin las necesarias garantías sanitarias y su alcalde ni pestañea», ha ahondado la portavoz popular.

Expediente sancionador reconociendo incumplimientos

La portavoz popular ha recordado que, por todos estos motivos, el Concello tiene un expediente sancionador abierto por la Xunta, a la que ha solicitado que vaya hasta el final ya que «los vigueses necesitamos saber qué está pasando». Un expediente en el que, como detalla, el propio gobierno local reconoce «incumplimientos en la calidad del agua que no se comunicaron a la autoridad sanitaria».

«Tenemos un alcalde que es un imprudente y está jugando con la salud de todos», ha continuado la popular, invitando al regidor a hacer lo que tiene que hacer y cumplir con el informe de Aqualia de 2017 en el que se insta a habilitar depósitos intermedios para que el agua llegue clorada a toda la red.

«Aqualia va a ingresar nada más y nada menos que 46 millones en facturas de vigueses por un agua que no consumimos, y tiene obligación de devolver ese dinero en inversiones. ¿Para qué pagamos si no? Por desgracia, al alcalde no le interesan las fotos que no se ven», ha concluido.