Compartir

«Caballero puede pasar a la historia como el alcalde que echó de Vigo al Celta. Y no lo vamos a consentir». Con estas palabras, la portavoz popular, Elena Muñoz, se ha referido hoy al ataque impulsado por el gobierno municipal al proyecto de futuro del Celta.

Un ataque que, como recuerda Muñoz, llega sólo tres meses después de que el Club, la Xunta y el Concello sellasen un pacto que representaba, en palabras del presidente de la entidad, «el día más importante en 94 años de historia del Celta».

Ese pacto del pasado 15 de diciembre beneficiaba sobre todo a Vigo y a los vigueses ya que suponía blindar la permanencia del Celta en Vigo, en Balaídos, y garantizar su futuro con una ciudad deportiva en Mos, ha incidido Elena Muñoz, que ha recordado que aquel día las tres partes se mostraron de acuerdo llegando el regidor a manifestar textualmente que se impulsaba así «un proyecto sólido y ambicioso para consolidar el futuro del Club y enraizarlo en Vigo». «Hoy vemos que el alcalde claramente mintió al Celta, a los celtistas y a todos los vigueses», incide la portavoz popular

En este marco, Elena Muñoz, que ha comparecido acompañada por varios de sus compañeros concejales, se ha preguntado qué ha cambiado desde entonces. «Y la respuesta es nada», ha respondido, antes de añadir que el primero de los motivos de este ataque injustificado e injustificable al Celta de todos los vigueses es la propia actitud de un alcalde que «hace tiempo que ha convertido la mayoría absoluta en absolutismo, ejerciendo la política de un modo «prepotente, autoritario, antidemocrático y populista».

Según Muñoz, «desde su corte, Caballero ordena y no consiente ni la más mínima oposición. Coarta y deprecia sistemáticamente nuestra labor de oposición; tiene vetados a decenas de colectivos ciudadanos y nos conduce a un escenario de continua confrontación con todo aquello que no patrocine o lidere. Se cree el dueño de la ciudad, pero Vigo es de los vigueses y está muy por encima de él», ha continuado Elena Muñoz, lamentando que quien se interpone ahora en su camino sea un Celta cuyo «único pecado es no arrodillarse ante Caballero», algo que «el ego del alcalde no consiente».

Ocultar sus fracasos

Pese a todo, apunta la popular, comienzan a escucharse voces que disienten y que le dicen, como el presidente del Celta, ‘Caballero, no nos sometes’. Voces que, como ha detallado, tienen claro que el motivo de esta continua confrontación no es otro que el de «ocultar sus innumerables fracasos».

Así, relata Elena Muñoz, «podría pasarme el día enumerando los estrepitosos fracasos de gestión de esta legislatura, pero basta con aludir al último: el Plan General». En este sentido, la popular se ha hecho eco de la opinión de muchos vecinos que le comentan que resulta ‘muy curioso’ que el mismo día que el concurso para la redacción del nuevo PXOM se quedaba desierto, se abriese un conflicto con el Celta.

«Hubo dos horas de diferencia entre un comunicado y otro. Es evidente que Caballero quiere ocultar que en dos años y medio no ha sido ni capaz de encontrar una empresa para la redacción de un Plan», ha continuado, lamentando que para ello no le importe «jugar con el futuro del Celta, de Vigo y de los vigueses»

11 años sin Ciudad Deportiva

En este contexto, Elena Muñoz ha indicado que, «frente a un alcalde que nos lleva a un escenario de confrontación permanente, el PP de Vigo está con el Celta de todos los vigueses», que quieren ver cómo su equipo tiene en Balaídos el estadio que merece y una ciudad deportiva a su altura, «que va a ser en Mos porque Caballero lo echó de Vigo».

No en vano, recuerda, lo que no puede ocultar Caballero es que después de 11 años como alcalde ha sido incapaz de encontrar un lugar para la Ciudad Deportiva del Celta en Vigo.

«No facilitó ni una alternativa y boicoteó todas las propuestas», ha añadido la popular, quien ha invitado al regidor a centrase en lo que es de su competencia: acabar con diligencia la reforma del estadio y cumplir su parte del acuerdo con la concesión.

«Que se preocupe por alcanzar una mínima eficacia en sacar adelante la reforma; que materialice la concesión que garantiza que el Celta sigue jugando en Vigo, en Balaídos; y que deje de perjudicar a Vigo y a los vigueses», ha concluido la portavoz popular