Compartir

El delegado territorial de la Xunta en Pontevedra, José Manuel Cores Tourís, visitó esta mañana, en compañía del alcalde de A Illa de Arousa, Carlos Iglesias, el puente que une esta localidad con Vilanova de Arousa, de cara a comprobar los problemas surgidos este fin de semana con una junta de dilatación.

Tal y como explicó el delegado territorial, la Xunta de Galicia, a través de la Axencia Galega de Infraestructuras, reparará o sustituirá una de las juntas de dilatación de la ponte de la Illa de Arousa tras el verano, para evitar así la afición al tráfico que comporta ese trabajo.

La pieza metálica de revestimiento de esa junta que se desprendió el pasado miércoles ya fue retirada y los técnicos de la Axencia Galega de Infraestructuras comprobaron en el día de ayer jueves que la seguridad en la circulación está plenamente garantizada.

Según apuntó José Manuel Cores Tourís, la junta de dilatación que se encuentra más cercana a la zona de la Illa de Arousa se encuentra deteriorada por el paso del tiempo. «Se trata de juntas muy especiales debido a la particularidad del puente de la Isla. Estas juntas, una a cada lado del ponte, cuentan con 50 centímetros de movimiento, cuando el normal suele ser de 5». El próximo lunes, una empresa especializada comprobará la situación de la junta de dilatación de cara a decidir si se lleva a cabo su relevo o reparación.

Una vez pasado el período estival, en el que la circulación de vehículos por el puente de la Illa de Arousa se incrementa notablemente, la Axencia Galega de Infraestructuras analizará la actuación más conveniente en relación con esa junta.