Compartir

La presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva, junto a la diputada de Deportes Chelo Besada, recibió ayer en el Pazo Provincial a la deportista pontevedresa Paloma González Esteban, que viene de conseguir, junto a su hermana Paula, la medalla de oro en la categoría femenina en el Campeonato del Mundo de clase vaurien de vela celebrado a finales de julio en Alemania. Las dos hermanas lograron además el bronce en la categoría júnior, donde compiten equipos de hombres y de mujeres y ellas eran el único equipo femenino.

Carmela Silva se mostró muy orgullosa por «poner en valor, una vez más, estos dos nuevos éxitos de mujeres en el mundo del deporte. Es algo que tenemos que hacer siempre porque son las mujeres las que están dándonos tantas alegrías y ganando las medallas. Es muy importante que lo destaquemos porque, por desgracia, ellas tienen muchas más dificultades para poder conquistar éxitos deportivos y porque hay mucho menos apoyo para el deporte femenino».

La presidenta destacó que, por lo tanto, «tiene un enorme valor lo que hacen nuestras mujeres deportistas. Paloma y Paula, y su hermana Mirian que también compite, son deportistas que han conseguido enormes éxitos, pero que aún les quedan muchos más por conseguir».

Silva recordaba algunas declaraciones de las hermanas González Esteban tras ser proclamadas campeonas del mundo, en las que exponían que querían ganar aun más, «así que tenemos una gran suerte de tener unas mujeres deportistas tan ambiciosas que lo ganan todo, y que aspiran aún a más. Siempre es loable tener ambición de seguir trayendo medallas y éxitos para nuestra provincia, y que hacen que nuestra provincia sea un referente en el mundo de la vela femenina en todo el planeta».

La presidenta provincial indicó que las hermanas González Esteban son «la imagen viva de que las cosas en el mundo del deporte femenino se pueden cambiar, siempre con mucho tesón, con muchas ganas y con mucha ambición. Estas dos campeonas son un ejemplo más, como lo de muchas mujeres deportistas últimamente, de que el deporte femenino llegó para quedarse».

Por su parte, Paloma González Esteban agradeció la recepción y se mostró convencida de que actos como este sirven también para que «el deporte femenino esté siendo cada vez más considerado y más puesto en valor». La deportista pontevedresa afirmó que espera que el año que viene, en el campeonato del mundo, les vaya aun mejor, volviendo a conseguir la primera posición en la categoría femenina pero consiguiendo mejorar su posición en la categoría júnior y en la clasificación general absoluta.