La ‘Casa da fotografía’ será la nueva sede de la Diputación de Pontevedra, en Vigo

490
0
Compartir

La presidenta de la Diputación de Pontevedra Carmela Silva y el alcalde de Vigo Abel Caballero vienen de firmar un convenio a través del cual el ayuntamiento cede la ‘Casa da fotografía’ a la institución para que la ocupe cómo nueva sede provincial en Vigo. Para Carmela Silva este cambio es fundamental «ya que hasta ahora en la calle Oporto, teníamos un edificio de despachos, que no nos permitía desarrollar actividad y nosotros queríamos tener presencia en la ciudad, convertir nuestra sede en un espacio para la ciudadanía».

Silva adelantó que en enero arrancará la actividad en la nueva sede de la Diputación en el Casco Viejo vigués, «mudando por completo nuestra presencia en la ciudad». La presidenta ensalzó el edificio, en un lugar «con enorme potencial», y detalló su distribución, con un espacio de usos múltiples donde promover acciones de la Diputación y otras muchas que tengan que ver con colectivos sociales y culturales. Además, en el sótano se impulsarán exposiciones, entre otras, «la que el alcalde de Vigo nos solicitó, relacionada con la fotografía, ya que esta ciudad siempre jugó un papel fundamental en este campo».

En el primero piso habrá espacios para cursos de formación y actos, salas polivalentes así como las oficinas de Smartpeme, el proyecto de la Diputación para «formar a las personas emprendedoras, pymes y personas autónomas, para que empleen las TIC como instrumento para mejorar sus beneficios, presencia e internacionalización», tal y como recordó Carmela Silva. Además, el edificio cuenta con un espacio exterior «maravilloso, que nos va a permitir desarrollar muchas acciones al aire libre, dinamizando de este modo todo este entorno y dándole otra visibilidad a la Diputación de Pontevedra», aseguró Carmela Silva.

Por su parte el alcalde Abel Caballero hizo hincapié en que el cambio va a permitir «que las administraciones ocupen en Vigo su lugar, espacios estratégicos y de gran desarrollo, y se impliquen con la gente. El anterior edificio era impropio, no se prestaba para tener diálogo entre la Diputación y la ciudadanía viguesa».

En este campo, Caballero destacó que las nuevas instalaciones en el Casco Viejo van a permitir promover «el diálogo social, establecer un mayor contacto con la gente y seguir la regeneración social de este lugar de la ciudad, de gran movilización cultural y ciudadana, procediendo a una transformación histórica del mismo».

También aprovechó la ocasión el alcalde para recordar que «cuándo llegamos al ayuntamiento esta era zona de alto riesgo, deteriorada, con dificultades, que generaba preocupación y hoy es una zona donde va a estar una institución excepcional, lo que muestra el avance de la ciudad en estos años».