La Diputación de Pontevedra se suma a las reivindicaciones de la Plataforma SOS Sanidade Pública

La presidenta hace un llamamiento «para que una marea humana le diga a Feijoo que no consentiremos que dinamite el sistema público de la sanidad para convertirlo en un negocio»

430
0
Compartir

La Diputación de Pontevedra insistirá en la defensa «de una sanidad pública, universal, gratuita y de calidad» y por eso la presidenta del organismo provincial Carmela Silva, le trasladó ayer a la Plataforma SOS Sanidade Pública que «desde el Gobierno de esta institución provincial vamos a prestar todo el apoyo que merece a la plataforma en defensa de la sanidad pública porque es el derecho más fundamental de nuestras personas».

La presidenta anunció que los grupos del Gobierno de la Diputación presentarán «en febrero una moción conjunta exigiendo que se retire el anteproyecto de ley de la Xunta de Galicia que modifica la Ley de salud pública» porque, así lo aseguró Carmela Silva, «pretender privatizar la sanidad, va contra la transparencia, la información y la capacidad de participación, y porque el Partido Popular está recortando recursos, personal y calidad en la prestación de la sanidad pública», lo que significa, afirmó Silva, «dinamitar la base del sistema público de sanidad».

Por su parte Juan Loureiro, portavoz de la Plataforma SOS Sanidade Pública, valoró el encuentro que mantuvo con la presidenta Carmela Silva asegurando que «encontramos todo tipo de colaboración y apoyo de la Diputación de Pontevedra», y denunció que «este anteproyecto de ley es un intento de privatización encubierta del Partido Popular, muy poco a poco pero con una ruta muy ideada».

Así, aseguró que «quieren finalizar con el servicio de atención primaria y consolidar la Agencia de Conocimiento de la Investigación de la Salud Pública, en la que participan empresas privadas».

Además, el portavoz de la Plataforma denunció que «el PP hizo público el anteproyecto el día 2 de agosto y lo aprobó en Consello da Xunta el 7 de diciembre, en agosto y en el puente de la Constitución, lo que significa transparencia cero y negociación cero».