La Xunta ayudará a 16 ayuntamientos pontevedreses con casi 100.000 euros para redactar sus planes de acción frente al cambio climático

Compartir

Un total de 16 ayuntamientos pontevedreses recibirán cerca de 100.000 euros en ayudas de la Consellería de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda para poder redactar sus propios Planes de acción para el clima y la energía sostenible (Paces), una herramienta de carácter técnico que tiene como objetivo avanzar en la lucha contra el cambio climático y el calentamiento global en clave local.

Así lo subrayó la directora general de Calidad Ambiental, Sostenibilidad y Cambio Climático, Sagrario Pérez, que visitó esta mañana el ayuntamiento de Vila de Cruces acompañada del delegado territorial de la Xunta en Pontevedra, Luis López, y del alcalde, Luis Taboada, para dar a conocer el resultado en la provincia de la última convocatoria de esta línea de subvenciones.

Precisamente, Vila de Cruces es uno de los municipios que resultaron beneficiarios este año, de manera que podrá contar con una aportación autonómica de 6.000 euros para trabajar en su Paces. El resto de subvenciones concedidas en Pontevedra serán para Gondomar, Moaña, Meis, Dozón, Forcarei, Catoira, Fornelos de Montes, Vilanova de Arousa, A Cañiza, Nigrán, A Lama, Barro, Cerdedo-Cotobade, Vilagarcía de Arousa y O Porriño.

Este es el segundo año que la Xunta lanza una orden de ayudas dirigida específicamente a las entidades locales adscritas al Pacto de las alcaldías para el clima y la energía con el fin de ayudarlas en la redacción de sus respectivos Paces.

En total se concedieron 70 subvenciones a otros tantos ayuntamientos por un importe de 337.000 euros, atendiéndose así el 100% de las solicitudes recibidas. Estos municipios se suman a los 176 que están trabajando actualmente en la elaboración de su propio plan de manera que, a día de hoy, puede decirse que cerca de 250 entidades locales gallegas ya están comprometidas de forma activa en la lucha contra el cambio climático.

Un Paces consiste básicamente en la elaboración de un inventario de referencia de emisiones de gases de efecto invernadero y en la evaluación de riesgos y vulnerabilidades ante el cambio climático. Gracias a estas ayudas de la Xunta, los municipios pueden afrontar el coste de los trabajos de asistencia técnica necesarios para su elaboración.

En este sentido, Sagrario Pérez felicitó a todos los ayuntamientos que ya asumieron el compromiso de dotarse de este documento técnico, un paso con el que, dijo, integran la lucha frente al cambio climático como una de las variables presentes en la definición de sus políticas municipales, tanto a para reducir las emisiones y mejorar su eficiencia energética, como para adaptarse a las consecuencias derivadas del calentamiento global que está sufriendo el planeta.

La Xunta, oficina en Galicia
El Pacto de las alcaldías por el clima y la energía se puso en marcha en el año 2008 y en la actualidad está considerado el mayor movimiento de carácter internacional para buscar sinergias frente al cambio climático entre las distintas administraciones, con una mención especial a la labor de los ayuntamientos por su relación directa con los ciudadanos.

En el caso de Galicia, la Xunta asumió en 2017 el papel de coordinadora del movimiento en la Comunidad desde la convicción de que los retos globales del cambio climático deben afrontarse también desde los pueblos y las ciudades de manera unida y partiendo de la premisa “piensa global, actúa local”.

En la actualidad ya son 271 los ayuntamientos adheridos al Pacto, lo que representa a una población de cerca de 2,2 millones de gallegos, cifras que tanto la directora general como el delegado coincidieron en interpretar como una muestra de la buena acogida que está teniendo este movimiento en Galicia, sobre todo desde la creación de la Oficina técnica de coordinación y asesoramiento a los municipios en el año 2018.

En todo caso, recordó que aún queda margen de mejora e invitó a sumarse a este reto a los 42 ayuntamientos que faltan, “para defender entre todos el papel de Galicia como parte de la solución al cambio climático”.