Compartir

La Dirección Xeral del Patrimonio Cultural, dependiente de la Consellería de Cultura, Educación e Ordenación Universitaria, viene de acordar la inclusión de las carpinterías de Ribeira de Casqueiro y Carlagho, en la parroquia de San Martiño del ayuntamiento de Moaña, en el Catálogo de Patrimonio Cultural de Galicia.

La resolución, publicada este jueves en el Diario Oficial de Galicia especifica un nivel de protección ambiental, lo que supone la conservación de los aspectos más visibles y evidentes de los bienes que conforman un ambiente de forma homogénea y armoniosa. En el siguiente enlace se puede ampliar la información relativa la este anuncio.

En la misma se recoge que cualquier tipo de intervención en el astillero o en su entorno deberá contar con la preceptiva autorización de la Dirección Xeral del Patrimonio Cultural, estando autorizadas las actuaciones relativas a la investigación, mantenimiento, conservación, consolidación, restauración, rehabilitación y reestructuración, siempre y cuando no deterioren el bien o supongan la destrucción de los valores culturales que aconsejan su protección.

La recuperación de la carpintería de Casqueiro, de la cual sólo permanecen los muros perimetrales de cantería, debe garantizar el cumplimiento de las condiciones indicadas, y en el proceso de rehabilitación para usos compatibles con el suyo entorno urbano, preferentemente los de salvaguarda de los valores culturales que se protegen.

Así lo informó hoy el delegado territorial de la Xunta en Vigo, Ignacio López-Chaves, quien explicó en una visita a la localidad pontevedresa que la resolución es por lo tanto favorable a la continuidad del paseo por la frente marítima, en sintonía con el nivel de las edificaciones, que deben mantenerse garantizando las soluciones compatibles con la salida y contacto con el mar.

No se considera que la protección definitiva del entorno tenga que afectar al resto de edificaciones del ámbito, por lo que se reduce la necesaria autorización previa para los proyectos que desarrollen la urbanización de los espacios públicos, nombradamente el tramo de avenida y su acera hacia la villa, y el paseo y límite litoral hacia el mar.

En consecuencia, según dijo el representante autonómico, debe garantizarse la compatibilidad entre la zona de vigilancia de litoral y salvamento, la potencial continuidad del paseo litoral y el propio uso de las edificaciones y su contacto funcional con el mar, a través de guías o de la solución técnica que se pueda habilitar al efecto.