Compartir

La presidenta de la Diputación de Pontevedra, junto a las diputadas provinciales, mujeres del gobierno y funcionarias de la institución provincial se sumaron a la huelga de mujeres convocada con motivo del Día Internacional de la Mujer.

El acto central de la huelga tuvo lugar a las doce de la mañana cuando más de un centenar de mujeres se concentraron en las puertas del Pazo Provincial en un acto reivindicativo en el que Carmela Silva leyó el manifiesto que elaboró ella misma para reivindicar los derechos de las mujeres y denunciar el hartazgo ante las discriminaciones que están sufriendo.

En su manifiesto, Carmela Silva denunció «que las mujeres no queremos vivir en un mundo en el que el boquete salarial entre mujeres y hombres, en Galicia, es del 22%, es decir, para percibir el mismo salario que los hombres por hacer el mismo trabajo las mujeres gallegas tendríamos que trabajar 71 días más. En un mundo en el que nuestras pensiones son 40 puntos por debajo de las de los hombres. En un mundo en el que, pese a nuestra preparación, pese a nuestras calificaciones, no quiere vernos en situaciones y puestos de poder».

La presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva, que cobra 5.113 euros al mes, también ofreció datos objetivos de todos los campos de la sociedad en el que las mujeres están infrarepresentados y criticó la invisibilización de mujeres que tanto tienen aportado a la humanidad, incluso nos libros de texto donde las mujeres tampoco están representadas de la manera que merecen según reflexa la realidad.

Silva en su reivindicación, también quiso explicar que «este movimiento de las mujeres persigue construir una sociedad para todas y todos» y que «queremos un sistema en el que tengamos los mismos derechos con los hombres: mismos derechos salariales y laborales, mismas posibilidades de estar en los puestos de dirección, misma libertad para elegir nuestra identidad y libertad sexual, misma capacidad para desarrollar nuestras profesiones, que las actividades de cuidado sean compartidas por hombres y mujeres, que se arranque de nuestras sociedades las violencias machistas que padecemos»

En el final de su intervención, en la que citó la importantes activistas feministas como Elizabeth Cady Stanton, Audre Lorde, Flora Tristán, Emmeline Pankhurst el Rosalía de Castro, exclamó que hay cientos de razones para hacer esta huelga y que «este 8 de marzo va a quedar en la memoria de la humanidad como el día en el que las mujeres decidieron alzar la voz y ser protagonistas de la lucha por la igualdad, que tanto bien le hará a la humanidad».

La agenda de la presidenta para este jueves 8 de marzo estuvo totalmente vacía de compromisos oficiales para así asistir a los actos y concentraciones que tuvieron lugar en Vigo y Pontevedra con motivo de este Día Internacional de la Mujer.