Moaña acoge una nueva exposición sobre la obra del poeta Bernardino Graña con el apoyo de la Xunta

Compartir

El secretario general de Política Lingüística, Valentín García, participó esta tarde en el mercado de Moaña en el acto inaugural de la exposición documental Bernardino Graña, o home que quixo vivir. La muestra, que toma como protagonista al escritor cangués, está organizada por el cineasta Xan Leira y cuenta con la colaboración de la Xunta de Galicia y de los ayuntamientos de Cangas, Moaña y Nigrán.
El representante de la Consellería de Cultura, Educación y Universidad quiso destacar la importancia de Bernardino Graña como “poeta del mar y de Galicia entera”, porque “desde el grupo Brais Pinto hasta hoy supo condensar con la maestría del gran poeta la razón de ser de la Galicia hermosa e intensa siempre en nuestra lengua, en nuestro idioma propio”. Junto a Valentín García, también participaron además de los representantes institucionales, el director de la exposición, Xan Leira y las escritoras Anna R. Figueiredo y Marta Dacosta que, junto con el poeta Xosé Daniel Costas, declamaron varios poemas y el músico Tino Baz.
La exposición, que está compuesta por 14 bloques informativos, permanecerá abierta hasta el 31 de agosto entre las 17,00 y las 22,00 horas en la primera planta de la plaza de abastos de Moaña. La entrada será gratuita y sin necesidad de reserva previa. A mayores, este viernes 27 a las 20,00 horas se proyectará el documental de Xan Leira que comparte título con la exposición y, a continuación, el escritor y crítico literario Héitor Mera presentará su libro Cartas de Bernardino Graña, que recopila buena parte de la correspondencia del autor con diferentes personalidades. El libro se podrá comprar en el propio evento.

Una vida dedicada a las letras
Bernardino Graña (Cangas do Morrazo, 1932) fue catedrático de lengua y literatura hasta su jubilación en 1991. Ya desde joven formó parte del Consejo de Redacción de la revista poética Alba. También participó como articulista en varios periódicos y como ensayista en otras muchas publicaciones. En 1958 formó parte de la creación del grupo Brais Pinto en Madrid y también fue impulsor y primer presidente de la Asociación de Escritoras y Escritores en Lengua Gallega (AELG).

Su dilatada carrera se ve reflejada en su extensa obra, compuesta por una decena de poemarios, un libro de relatos, una novela, varias piezas teatrales y más de una veintena de narraciones infanto-juveniles, su público más querido y al que dedicó la mayor parte de su escritura y de su tiempo.