Compartir

Una joven de 20 años, vecina de Caldas de Reis, perdió la vida en la tarde-noche de ayer en Barro tras producirse una colisión frontal entre un turismo, conducido por la víctima y única ocupante, y una furgoneta cuando circulaban por la  N-550, al paso por el lugar de A Portela.

Fue el segundo accidente de tráfico registrado ayer en el punto kilométrico 110 de la misma nacional.  De este modo, en un intervalo de tres horas ocurrieron dos siniestros, uno de ellos le costó la vida a la joven y causó heridas de diversa consideración a otras dos personas ocupantes de la furgoneta

Eran las nueve y media de la noche de ayer cuando el 112 Galicia recibió una llamada de alerta que comunicaba el choque frontal entre dos turismos con la posibilidad de que hubiera personas atrapadas en el interior. Un dato confirmado por los bomberos poco tiempo después al excarcelar el cuerpo sin vida de la víctima.

Las otras dos personas implicadas en el accidente estaban liberadas y accesibles, aunque tuvieron que ser evacuadas por los profesionales del 061-Urgencias Sanitarias para ser atendidas en el centro hospitalario correspondiente.

La llamada de un particular al 112 permitió activar un operativo de atención a las víctimas en el que participaron los bomberos de O Salnés y Pontevedra, así como los agentes de la Guardia Civil de Tráfico y voluntarios de Protección Civil de Barro. También fue informado al personal de limpieza y mantenimiento del Ministerio de Fomento encargado de la retirada de los daños provocados por el accidente.

Otro herido tres horas antes

Tres horas antes del accidente mortal, se produjo otro siniestro en el mismo punto de la  N-550, al paso por el ayuntamiento pontevedrés de Barro, en el que resultó herida una persona. El turismo que conducía se empotró contra un camión estacionado, lo que le provocó daños importantes en el lateral del coche.

Ante la posibilidad de que el único ocupante del vehículo tuviera problemas para salir, desde el 112 Galicia, se pidió la colaboración de los bomberos, mas, finalmente, descartaron actuar puesto que los profesionales sanitarios pudieron sacar a la persona por una ventana del otro lateral.