Compartir

La Dirección Xeral de Patrimonio Cultural, dependiente de la Consellería de Cultura, Educación e Ordenación Universitaria, acordó instar al ayuntamiento de Vigo a que replantee el proyecto de rehabilitación y transformación del entorno urbano de la Gran Vía, al considerar que la actuación propuesta no es acorde con la preservación y características del ámbito en el que se encuentra.

A la vista de la documentación aportada por el Consistorio vigués, a la Comisión Provincial de Patrimonio, reunida ayer, decidió instar al Gobierno local a presentar una nueva propuesta que haga compatible la conservación del patrimonio urbano con su transformación.

Según el dictamen, debiera hacer una reformulación del proyecto respetando el carácter de la calle e integrando harmonicamente las intervenciones con diseños de construcciones, ajardinamiento, arbolado y elementos de mobiliario y ornato ajustados a los criterios definidos en la Ley de Patrimonio Cultural.

Segundo informó al delegado territorial de la Xunta en Vigo, Ignacio López-Chaves, el futuro diseño del bulevar debe respetar el carácter de la calle y procurar su integración en consonancia con un entorno de protección de edificios catalogados. La normativa vigente requiere mantener los valores ambientales y la armonía de las intervenciones con las condiciones específicas del ámbito, buscando la integración en materiales, sistemas constructivos, volumen, tipología y cromatismo. Al mismo tiempo, se debe garantizar la contemplación adecuada de los edificios protegidos.

El representante autonómico destacó el valor social y cultural de este conjunto urbano, «característico de un momento histórico y de la formación de la ciudad». La propia Unesco recoge como recomendación que las intervenciones contemporáneas deben respetar los elementos materiales y las relaciones entre ellos, y los valores inmateriales ligados a los usos, las relaciones visuales y a la percepción.

Una vez notificado el acuerdo al ayuntamiento de Vigo, la Administración local tendrá quince días hábiles para proceder a la remisión de la documentación señalada, otorgándole en este plazo vista y audiencia en el expediente con el fin de que lo pueda examinar y formular los alegatos que estime oportunas en defensa de sus derechos e intereses.

En la comunicación de este oficio, se le advierte expresamente que el procedimiento se dará por paralizado por causa imputable al promotor se en este plazo no presenta la documentación requerida. Al mismo tiempo, agrega que transcurridos tres meses sin que se realice la actividad necesaria para retomar la tramitación se declarará la caducidad del expediente y se acordará el archivo de las actuaciones.