Compartir

El delegado de la Xunta en Vigo, Ignacio López-Chaves, compareció hoy en rueda de prensa para dar cuenta de la recepción por parte de la Dirección Xeral de Patrimonio Cultural de la documentación para informe del proyecto de Rehabilitación y Transformación del entorno urbano de la Gran Vía.

Según informó, el Ayuntamiento de Vigo remitió el pasado 9 de abril el expediente, que tuvo entrada por registro en la Delegación Territorial de Pontevedra dos días más tarde. El representante autonómico llamó así la atención sobre el hecho de que el alcalde afirmase el día 13 que la mejora no requería un informe preceptivo cuando la Concejalía de Fomento ya entonces lo había remitido.

«O el alcalde mintió a los vigueses o no sabía que la Concejalía de Fomento ya había enviado el informe a Patrimonio», aseveró al tiempo en el que hizo hincapié en la necesidad de completar la autorización ante la Dirección Xeral de Patrimonio Cultural, por encontrarse el ámbito de actuación en un entorno de protección de bienes catalogados y cuya existencia, señaló, «reconoce el propio proyecto»

El delegado territorial incidió así en que es la Ley de Patrimonio Cultural de Galicia (5/2016 de 4 de mayo) la que exige el informe de la autoridad competente y, por lo tanto, «desde la Xunta nos limitamos a cumplir la normativa vigente».

López-Chaves afirmó que el envío del expediente supone primero, que sí era necesario el informe de Patrimonio; en segundo lugar, que el Ayuntamiento así lo pidió pese a que el alcalde había dicho lo contrario y, ya por último, que el regidor «mintió a los vigueses al afirmar que no era necesario».

Ya para finalizar, y preguntado por el proceso del expediente, señaló que serán ahora los técnicos de la Dirección Xeral de Patrimonio Cultural los encargados de examinar el proyecto, valorarlo y emitir el preceptivo informe.