Ponte Caldelas ampliará las aceras más estrechas del centro y ganará 260 plazas de aparcamiento

El Ayuntamiento prepara una reforma que impulsa al comercio local, dando facilidades de estacionamiento al tiempo que facilita el tránsito peatonal

Compartir

Crear 260 nuevas plazas de aparcamiento en el casco urbano, mejorar la seguridad viaria con algunos carriles únicos y con la limitación a 30 Km/h en la arteria central y ampliar las aceras más estrechas en las que apenas se pueden cruzar dos peatones, son el objetivo de la reforma urbana que el Ayuntamiento de Ponte Caldelas está a punto de acometer.

El Gobierno local tripartito (PSdeG-PSOE, AVP y BNG) quiere dar un impulso al comercio local sacando todo el partido de un casco urbano que cuenta con un potencial aún por aprovechar. Para complementar la inminente transformación del gran espacio de la plaza de España se acometerá una reforma del centro que, sin introducir grandes cambios, permitirá mejorar la circulación peatonal y rodada, al tiempo que darán facilidades para encontrar aparcamiento. Los cambios serán expuestos en una reunión que el equipo municipal celebrará el próximo lunes con la directiva de la asociación de comerciantes, Coempo.

Las aceras que ganan amplitud son Concepción Arenal, Rosalía de Castro, González Besada y avenida de Vigo (parcialmente). Casi todas ellas tienen poco más de medio metro de anchura, lo que complica el cruce de los peatones, especialmente en días de lluvia, o el paso de las personas con carros de la compra o de bebés. Una situación que el Gobierno local quiere corregir de inmediato.

La gran ganancia en la capacidad de aparcamiento viene dada por la creación de bolsas de estacionamiento en batería en la avenida de Vigo a partir del último garaje (200 nuevas plazas) y en línea antes de ese punto. También se crean espacios en batería en la calle Rosalía de Castro (10 plazas más), González Besada (20 plazas más) y en el hueco central de la explanada de Chan da Barcia (30 plazas más).

En total, unas 260 plazas que se suman a las existentes, y que compensan sobradamente las menos de 20 que van a desaparecer en la plaza de España, un espacio que el Ayuntamiento quiere dignificar convirtiéndolo en una verdadera plaza que todos los caldeanos vean con orgullo.

En Concepción Arenal, dadas sus dimensiones, se elimina la acera con muy escaso uso que hay del lado del parque de la guardería y ludoteca (que cuenta ya con un vial interior restringido). Eso permitirá una ampliación generosa de la acera que está al lado de los edificios. En ese mismo lateral se mantendrá el aparcamiento en línea para dar servicio al supermercado y comercios.

El alcalde, Andrés Díaz, destaca que con esta modesta reforma urbana se da un paso decisivo para solucionar el histórico problema del aparcamiento que arrastraba en Ponte Caldelas. Una actuación que se suma, además, a las aperturas puntuales de los aparcamientos provisionales que se habilitan en determinadas fechas del año en las fincas situadas al lado de la Casa do Concello y del paseo de la Calzada. Además, añade, era preciso acabar con las ‘mini-aceras’, tan pequeñas que resulta habitual la estampa de los peatones caminando por la calzada.

La reforma incluye también la colocación de señales de limitación a 30 Km/hora en el eje formado por la avenida de Pontevedra y calle da Ponte, donde también se solicitó de la Xunta de Galicia (se trata de un vial autonómico) la colocación de un nuevo badén.

Andrés Díaz recalca que las nuevas direcciones únicas ayudarán a dar más fluidez a la circulación, al tiempo que se mejora la seguridad viaria descargando lo cruce central, ahora muy saturado. Más aún pone el ejemplo del tráfico entrante por la carretera de Laxoso, que ahora bajará por por la calle da Bora Río (que cambia de dirección y ponen fin a la peligrosa incorporación en costa actual) o subirá por Lepanto, toda vez que González Besada queda de subida.

Al mismo tiempo, se ponen en valor el tramo final de la avenida de Vigo hasta casi el puente, hoy infrautilizada, convirtíendola en una opción segura de aparcamiento para los visitantes que se acerquen a Ponte Caldelas. Finalmente, se refuerza la capacidad de Chan da Barcia.

«Creo que son cambios para que Ponte Caldelas avance en la misma dirección en la que caminan hoy las ciudades con ánimo de crecimiento», destaca el alcalde, «porque ampliar aceras e implantar direcciones únicas son medidas que acercan más seguridad y comodidad, y hacerlo creando 260 nuevas plazas de aparcamiento para abrir las puertas de la villa a los visitantes y a nuestros vecinos residentes en las parroquias es un hito del que podemos estar satisfechos».

«Queremos que la gente venga, que tenga donde aparcar y que disponga de espacios urbanos nobles y también de buenas aceras para caminar y disfrutar sin prisas de nuestro comercio y de nuestra hostelería, que por algo somos Ponte Caldelas», concluye.