Se demuestra la existencia de estuarios subterráneos en la ría de Vigo y se estima que entre un 9 y un 23 % de los aportes de agua dulce proviene de aguas subterráneas

Compartir
Investigadores del CSIC

Tras obtener esos resultados, los científicos están estudiando esos biomas ocultos y  sus servicios ecosistémicos en la ría como fuentes de nutrientes, contribuyendo a su  productividad, pero también como filtros de las aguas subterráneas antes de su  descarga al mar. 

 

Por una parte, en un artículo publicado en la revista Limnology and Oceanography se  da cuenta de los resultados de un estudio que ha estimado, utilizando técnicas  pioneras del Trinity College, que entre el 9 y el 23% de los aportes de agua dulce a la  ría de Vigo provienen de las aguas subterráneas y que, debido a que la composición  de las aguas subterráneas es muy diferente a la de los ríos, este flujo de agua dulce puede ser una fuente importante de compuestos como nutrientes y contaminantes a la  ría nunca estudiada anteriormente. 

El proyecto, coordinado por el Trinity College Dublin y financiado por la Unión Europea  a través de H2020-MSCA y el Gobierno de Irlanda a través del IRC-Caroline, tiene  como objetivo conocer la descarga costera de aguas subterráneas y sus efectos sobre  la acidificación marina en las regiones costeras atlánticas, cuantificando así esa fuente difusa de agua y evaluando su impacto sobre la composición química de las aguas costeras superficiales. Además, busca contribuir a alcanzar los objetivos de la agenda  2030 de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas ofreciendo información hasta  ahora desconocida para apoyar las medidas de gestión costera de cara a la  sostenibilidad de los recursos marinos. 

La selección de la ría de Vigo como área objeto de estudio se debe, según explican los  investigadores, a “las similitudes biogeográficas de este ecosistema con algunas  regiones costeras irlandesas y a la importancia ambiental, social y económica del  marisqueo y el cultivo de bivalvos en la zona y, por lo tanto, el elevado impacto  potencial de la descarga oculta de aguas subterráneas en la economía local”. 

“La descarga de aguas subterráneas en la costa suele suceder en las playas. En  muchas ocasiones, lo que parece agua de mar descargando del interior de la playa  durante la marea baja, se trata en realidad de una mezcla de agua de mar y aguas  subterráneas continentales. El agua de mar se infiltra en la playa y en su interior se  desarrolla una región oculta de mezcla que se conoce como estuario subterráneo”,  explica Severino Ibánhez, investigador principal del proyecto. 

Los estuarios subterráneos suponen una expansión oculta de las interacciones entre  el continente y el océano costero, entre los usos del suelo y la calidad de las aguas  costeras, entre los impactos antropogénicos en tierra y la salud de la costa. Por su  carácter subterráneo, son biomas de difícil estudio que requieren la confluencia de  diferentes disciplinas. Sin embargo, estos ecosistemas subterráneos son de  extraordinaria importancia tanto desde el punto de vista marino como terrestre pues  determinan la transferencia subsuperficial de nutrientes hacia la costa, ayudando a la  productividad costera aunque, en exceso, pueden provocar efectos nocivos como la  eutrofización y la proliferación de algas tóxicas. Desde el punto de vista terrestre,  suponen zonas de descarga de agua subterránea no cuantificada pero imprescindible  para la gestión eficiente de los recursos hídricos en la zona, además de ser zonas  vulnerables a la salinización por sobreexplotación y el aumento del nivel del mar”,  destaca Severino Ibánhez.