Compartir
Foto de archivo, no se corresponde con el suceso | CEDIDA

Los bomberos de O Salnés trabajaron durante más de cinco hora en la extinción de un incendio que se saldó sin heridos pero causó cuantiosos daños materiales. De hecho, la vivienda quedó completamente calcinada, aunque la intervención de los equipos de extinción evitó que el fuego se propagara a las viviendas colindantes y al monte.

Todo comenzó a las 3:20 horas de esta madrugada con la llamada de un vecino al 112 Galicia para avisar de un incendio en el interior de una vivienda ubicada en el número 20 de la parroquia de Paradela. La persona insistía en que el fuego cogía fuerza y era necesaria la rápida intervención de los efectivos del Servicio de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento de O Salnés.

De este modo, el personal del 112 pidió la colaboración de los bomberos de Ribadumia que, con la ayuda de los efectivos del parque de Vilagarcía, hicieron frente a las llamas hasta su completa extinción. Unas tareas que se prolongaron durante más de cinco horas con el objetivo de controlar y perimetrar el incendio y evitar de este modo que se propagara al monte y a unas construcciones tipo bungalows instaladas en el recinto de la misma propiedad. Por fortuna, nadie resultó herido.

Hay que señalar que los bomberos contaron también con el apoyo de una patrulla de la Guardia Civil.