Compartir

«Los ayuntamientos necesitamos una Constitución que blinde nuestra capacidad política, nuestras competencias y nuestra capacidad de actuación», señaló este miércoles el alcalde de Vigo y presidente de la FEMP en el transcurso de un desayuno informativo en el Forum Europa, organizado por Nueva Economía y celebrado en el Casino de Madrid.

Ante más de un centenar de asistentes, Abel Caballero defendió una reforma constitucional que asegure las competencias municipales y el papel que desempeñan los consistorios en la actualidad.

El presidente de la FEMP subrayó que, «cuando se reforme la Constitución –que se reformará- hay que hacer un debate a fondo sobre Corporaciones Locales», porque, segundo explicó, los municipios de 2018 son muy diferentes a los de 1978: «En estos 40 años la acción política desde el ámbito local dio uno vuelco radical».

Y de los ayuntamientos que «escasamente» eran capaces de dar respuestas a problemas básicos de las ciudades pasamos a ayuntamientos que son grandes actores de la política. «Los ayuntamientos de 2018 son irreconocibles cuando se comparan con los de hace 40 años, y esto señala nuevas necesidades y nuevos rumbos de la política».

Para el alcalde vigués, «la Constitución del 78 nos garantizó 40 años de convivencia en nuestro país y fue capaz de llevar adelante la transición política que hizo posible el cambio», pero tan sólo dedica a los municipios tres artículos en su título octavo, «uno a hablar de la autonomía, otro a hablar de las Diputaciones y otro a hablar de la financiación».

Para Caballero, el protagonismo de los gobiernos locales ahora llega más lejos. «Los municipios avanzaron de forma excepcionalmente importante en la prestación de los servicios. En 2018 lo tradicional ya es sólo una parcela de la política municipal, porque ahora ya entran otros factores como la economía, la industria, o el I+D, la nueva forma de entender procesos sociales, atender las grandes claves de los desarrollos sociales y económicos. Somos los interlocutores inmediatos de grandes procesos de desarrollo económico en España».

E incidió: «tenemos que prestar más y mejores servicios y ya los estamos prestando. Y cualquier ciudad que visitemos está a siglos luz de una ciudad de 1978. Y al mismo tiempo somos los que tenemos que estar garantizando a nuestras ciudades prestaciones de servicios alejadas de nosotros, pero que se nos reclaman (sanidad, medio ambiente, etc) Todos los ámbitos centrales de la gran política tienen un reflejo inmediato en las grandes políticas locales. Es el nuevo planteamiento de los Ayuntamientos, con el añadido de que estamos en los Ayuntamientos 4.0, porque el 70% de las tramitaciones ya se hacen de forma virtual, y todo esto –lamentó- sin prácticamente atención desde otros ámbitos del Estado».

Gestores eficientes y rigurosos

«La crisis sirvió para saber quién es quien, para saber quién es riguroso», señaló Abel Caballero, destacando en su intervención el trabajo ejemplar de los consistorios y el estricto cumplimiento de los tres requisitos impuestos desde 2012 en materia de déficit/superávit, deuda y techo de gasto, «fundamentales» para los resultados del Reino de España.

El alcalde resumió además el proceso de negociación desarrollado por la FEMP a lo largo de estos meses para ampliar los capítulos para la reinversión del superávit, así como los compromisos adquiridos por el Gobierno para la negociación en paralelo de los futuros modelos de financiación autonómica y local o los relativos a la flexibilización del techo de gasto, «porque los que cumplimos queremos tener reconocimiento».

Caballero recordó que, en materia de financiación local, la capacidad fiscal de los ayuntamientos es hacer que el 63% de los ingresos municipales sean recursos propios, «son nuestros impuestos, porque nosotros recaudamos (las CCAA recaudan el 30%). Somos un modelo. Y desde la legitimidad que nos da el resultado y la rigurosidad, seguimos diciendo que este es el momento de la política municipal, la política del diálogo, de la cercanía a 47 millones de ciudadanos gobernados desde 8.125 ayuntamientos. La noticia política se llama política municipal».

Defensa de los pequeños municipios

Abel Caballero, finalmente, defendió la supervivencia de los pequeños municipios frente a iniciativas de concentración. «Los pequeños ayuntamientos tienen un coste muy pequeño, casi nulo. El problema en su momento fueron los grandes ayuntamientos con grandes deudas, no los pequeños ayuntamientos de España que, además, están cubriendo algo muy importante: están tratando de evitar la despoblación de zonas enteras de España, un problema gravísimo que afecta a provincias enteras».

Sobre esta cuestión destacó que «habrá que hacer política para evitar eso, y la política para fijar la población al territorio requiere recursos. Y tenemos que afrontarlo porque con la despoblación viene la desertización y la erosión. Cuando el territorio está despoblado llegan las catástrofes, por ejemplo ambientales», remato Abel Caballero