Compartir

El delegado territorial de la Xunta en Pontevedra, José Manuel Cores Tourís, visitó la cooperativa cambadesa Horsal con motivo de informar sobre la nueva orden de ayudas a las inversiones en las explotaciones agrícolas especializadas en producción vegetal que acaba de publicar la Consellería do Medio Rural.

Cores Tourís, acompañado de los responsables de la cooperativa y del jefe territorial de Medio Rural en Pontevedra, Antonio Crespo, recorrió las instalaciones de esta firma que cuenta con 146 socios de la comarca de O Salnés y una facturación anual de 3,3 millones de euros. En total, se vendieron 5,4 millones de kilos de productos de huerta, siendo la principal, en un 47%, la lechuga, y casi en un 20% el pimiento de padrón, pero también repollo, tomate, judía, cebolla, kiwi, nabiza, calabaza o berenjena entre otros.

El delegado territorial destacó que Galicia, «y en concreto la comarca de O Salnés, presenta unas características agronómicas y socioeconómicas que la hacen idónea para los cultivos hortícolas de calidad. Aun así, el sector hortícola gallego está muy lejos de conseguir el nivel que le corresponde a sus condiciones potenciales».

«Este es el motivo por lo que desde la Consellería do Medio Rural se ponen en marcha medidas como esta nueva orden de ayudas, que tiene como objetivo mejorar los resultados económicos de las explotaciones agrarias y facilitar su reestructuración y modernización, incrementando su participación y orientación hacia el comprado, así como la diversificación agrícola para asegurar la competitividad y la continuidad del tejido agrario», añadió Cores Tourís.

En total, la Consellería distribuirá entre los demandantes, un total de 4 millones de euros, pudiéndose acoger la estas ayudas los titulares profesionales de explotaciones agrícolas que ejercen la actividad agraria con criterios empresariales y que produzcan hortalizas, flores, plantas ornamentales, setas, hongos, viveros, cultivos leñosos, semillas y patatas.

El plazo de solicitud estará abierto hasta el 6 de septiembre, estableciéndose una inversión mínima de 5.000 euros y una inversión máxima subvencionable de 120.000€/UTA, con un máximo de 500.000€/beneficiario nos últimos cuatro años. Con esta ayuda los interesados pueden reformar o construir instalaciones que supongan una reducción en los costes de producción o un incremento en su productividad; comprar construcciones agrarias en desuso; adquirir terrenos por un valor inferior al 10% del coste subvencionable, y finalmente, también pueden llevar a cabo inversiones en materiales y servicios técnicos.

«Es decir, que los interesados pueden comprar tierras, construir naves, almacenes e invernaderos y adquirir maquinaria agrícola como tractores, fresadoras, rollos o podadoras», matizó el delegado territorial, quien también dejó claro que a través de esta orden «se pueden solicitar ayudas para realizar inversiones en riegos, pozos de barrena, saneamientos, drenajes, plantaciones e implantaciones de cultivos, así como para hacer frente a honorarios de redacción de proyecto, dirección de obra o asesoramiento».

El importe de la ayuda será del 30% de los costes eligibles que podrá ampliarse hasta el 50% en los casos de agricultores jóvenes, inversiones colectivas, agricultura ecológica y operaciones subvencionadas en el marco de la Agencia Europea de Innovación en materia de productividad y sostenibilidad agrícola.

La producción hortícola en Galicia

Tal y como expresó el delegado territorial, «la horticultura comienza a constituirse como un interesante complemento a la producción ganadera para algunas Cooperativas lecheras, gracias a sus escasas necesidades territoriales unidas a su intensidad de trabajo, lo que permite la simultaneidad de ambos las dos actividades», matizó, insistiendo en «que por todas estas cuestiones se puede afirmar con rotundidad que la producción hortícola de calidad representa y, sobre todo, va a representar un sector estratégico dentro del panorama de nuestro sector agrícola».

En Galicia existen alrededor de 850 explotaciones profesionales de huerta bajo cubierta, con cerca de 150 ha. de superficie de invernaderos. Alrededor de la mitad de estas explotación cuentan adicionalmente con una superficie equivalente de producción al aire libre, de las que en la comunidad autónoma se encuentran registradas 1.700.

Las principales producciones bajo cubierta son la lechuga, el tomate, el pimiento y el feixón verde, y casi la mitad de las explotaciones están agrupadas en Cooperativas o en otras figuras asociativas. Mientras, al aire libre, los principales cultivos de huerta, además de las habas y los grelos, son la cebolla, el feixón verde, la lechuga y el repollo, además de una gran variedad de otros productos (acelga, espinaca, pepino, calabacín, zanahoria, pimiento, coliflor o berenjena).