Compartir

La concejala popular, Teresa Egerique, ha invitado hoy al alcalde de Vigo, el socialista Abel Caballero, a escuchar la voz de los artistas y de toda la sociedad viguesa con el objetivo de mantener la esencia del Museo de Arte Contemporáneo de Vigo (Marco) «Después de la reivindicación del sector cultural que tuvo lugar ayer en el museo, le pedimos al alcalde que reflexione», ahonda.

En este sentido, Teresa Egerique ha indicado que lo vivido ayer, con más de 500 artistas sumando sus voluntades contra el «desmantelamiento» del Museo de Arte Contemporáneo de Vigo, demuestra que la problemática actual en torno al museo trasciende lo político. «Es evidente que esta no es una cuestión política, sino cultural», expone.

Por este motivo, y tras un posicionamiento tan evidente de los verdaderos protagonistas del arte, que son los artistas, la edila popular considera imprescindible que el alcalde y el concejal de cultura «sepan escuchar a las personas implicadas y a la ciudad».

«Les pido que escuchen la realidad. Una realidad que dice que el Museo de Arte Contemporáneo (Marco) es un museo que funciona y un referente del arte contemporáneo gallego, nacional e internacional», ha señalado Teresa Egerique, quien ha indicado que, por este mismo motivo, resulta necesaria una gestión profesional y el apoyo institucional, «no el bloqueo absoluto que se está viviendo».

En este contexto, la concejala popular ha recordado que su grupo lleva tiempo alertando de que el alcalde, «unilateralmente, decidió cargarse el Marco», sin tener en cuenta al Patronato y sin querer nombrar a un director con el conocimiento necesario para gestionar un museo de estas características.

«Ha tenido mucho tiempo para hacer todo esto, y no lo ha hecho», ha lamentado Teresa Egerique, considerando que, pese a todo, Caballero aún está a tiempo de retornar al sentido común. «Le pedimos, por favor, que reflexione, no tiene que tener razón siempre; no tiene que imponer siempre su criterio», ha incidido.

Sobre esta base, la concejala ha concluido invitando al regidor a abandonar su actitud y sus formas y a hacer lo que debería haber hecho hace mucho: «Convocar el concurso para el nombramiento de un nuevo director».