Compartir

El delegado territorial de la Xunta en Pontevedra, José Manuel Cores Tourís, visitó esta mañana el inicio de los trabajos del nuevo itinerario peatonal y ciclista en la carretera PO-300, en el tramo entre Vilariño y el polígono del Salnés, que afecta a los ayuntamientos de Cambados y Ribadumia.

En la visita estuvo acompañado del alcalde de Ribadumia, David Castro, así como del teniente alcalde de Cambados, Víctor Caamaño, del jefe territorial de Infraestructuras, José Luis Díez y del jefe provincial de la Axencia Galega de Infraestructuras, Fausto Núñez.

La ejecución de este itinerario forma parte del Plan de Sendas de Galicia en la comarca del Salnés, con el objetivo fundamental de favorecer una movilidad segura y sostenible. Esta actuación, con una inversión que rondó los 265.000 euros, será cofinanciada por el Programa Operativo FEDER Galicia 2014-2020.

Tal y como explicó Cores Tourís, la actuación consiste en la ejecución de una senda de algo más de un kilómetro para uso de peones y de ciclistas en la margen derecha de la carretera PO-300, en los ayuntamientos de Ribadumia y Cambados, iniciándose en el Pq. 9 310 de la PO-300, donde se encuentra la primera intersección de acceso al polígono industrial del Salnés y se desarrollará por el margen derecho de la carretera hasta conectar con las aceras existentes en Sameiro (Pq. 10 270) y Vilariño.

«Esta infraestructura permitirá completar un itinerario peatonal continuo con una longitud de casi 1.100 metros, desde el polígono industrial del Salnés hasta Cambados, contando con una sección tipo de la senda de 3 metros de ancho, separada de la calzada por medio de una banda ajardinada de 0,5 metros, y los correspondientes bordes de separación», añadió el delegado territorial.

La obra incluirá la instalación de los sistemas de recogida de las aguas de drenaje necesarios y la colocación de la canalizaciones que permitan en un futuro la instalación de redes de telecomunicaciones o electricidad.

Se espera que los trabajos tengan una duración de ocho meses. «Esta senda permitirá completar un itinerario peatonal desde el polígono industrial del Salnés hasta el centro de Cambados, pasando por Vilariño y utilizando las carreteras autonómicas PO-300 y PO-550, lo que facilitará la accesibilidad a los vecinos de este entorno, aumentando la seguridad viaria», finalizó el delegado territorial.