Compartir

La presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva, compareció esta mañana para volver a exigir la retirada inmediata «de los carteles fascistas que fueron logrados a través del engaño» en referencia a la publicidad relativa a las denominadas ‘Maniobras simuladas Millás Astray’ en ayuntamiento de Barro.

Silva reiteró que «no voy a permitir que mi nombre, ni el del gobierno, ni el de esta administración aparezca ligado a ningún tipo de acto de exaltación del fascismo. Así de claro lo quiero decir».

La comparecencia pública respondió al «cariz que está tomando este tema», subrayó la presidenta. «Me negaba a darle un minuto de publicidad a las personas organizadoras de estas llamadas maniobras simuladas Millán Astray, que el único que buscan es más polémica para tener su minuto de gloria en los medios, pero no voy a consentir que se siga vinculando a la Diputación de Pontevedra y a este gobierno con eventos de este tipo, máxime cuando parten de falacias, chantajes y amenazas que no nos van a callar”, informó Carmela Silva.

La presidenta de la institución provincial reiteró que «mantenemos uno por uno los puntos del comunicado que hicimos ayer y reiteramos que los organizadores hicieron una solicitud basada en el engaño, falseando la verdadera naturaleza del acto».

En este campo, Carmela Silva mostró públicamente las dos solicitudes elaboradas por la organización en las que se cita textualmente que «los días 28, 29 y 30 de abril y el 1 de mayo esta asociación hará un evento en Barro a nivel nacional de reunión de veteranos militares», obviando por completo tanto el nombre de Millán Astray como el carácter de homenaje a esta figura fascista y la jornada de maniobras.

Por estos motivos, Silva incidió en la «retirada inmediata de los carteles» y anunció que «si no los retiran nos reservamos todo tipo de acciones o medidas para preservar el nombre de la Diputación ya que este gobierno viene dando sobradas muestras, desde su llegada a la institución, de que los únicos homenajes que realiza y apoya son aquellas dirigidas a mujeres y hombres que fueron represaliadas y represaliados en su lucha contra la dictadura. Este gobierno tiene estado, está y estará del lado de las víctimas del franquismo y en contra del franquismo y de sus herederos y herederas, que tristemente aún hay».

La presidenta de la Diputación asumió «un fallo en el protocolo, que derivó en que no se filtró el cartel antes de enviarlo a la imprenta, algo que se debería haber hecho». Silva informó que «en el pasado se hicieron con tanta frecuencia este tipo de carteles que no sorprendió a quien le debería sorprender ya que aquí, desde 1833, esto era habitual. Por este motivo estamos ya revisando esos protocolos para cambiarlos y que esta situación u otras similares no vuelvan a suceder».

Silva manifestó también su apoyo al gobierno local de Barro, «que sufrió la misma situación engañosa que nosotros» y subrayó que le gustaría «saber si las marcas que aparecen en el citado cartel conocían la naturaleza real de este evento de enaltecimiento del general franquista».

Además, también mostró su «enorme preocupación por el tono que en nuestro país ha adquirido la exaltación de cuestiones que me los creía superadas, cuestiones que el propio Gobierno de España las está exaltando» y finalizó haciendo un llamamiento: «cuidado con hacer fuertes a aquellos que pueden pensar que disfrutan de impunidad. Mucho cuidado».